Nunca se da por vencido

Hernán Barbieri apareció en los momentos determinantes y fue la figura para que Piazza consiguiera la clasificación a cuartos de final del Torneo Clausura de la liga azuleña.

Una vez más, Hernán Barbieri fue el héroe de Piazza. El arquero apareció en los momentos determinantes y fue clave para que el elenco de la "Villa" consiguiera la clasificación a cuartos de final del Torneo Clausura de la liga azuleña.

Se jugó con todo. River, en búsqueda de igualar el encuentro, se le tiró encima a Piazza. Buscó el gol por todos lados, que no se concretó por la estupenda tarea de Barbieri, que tapó jugadas de gol en los pies de Elio Juárez, Marcelo Duarte y Lucas Funes, entre otros.

El "Pelado" siempre tiene a mano el recurso salvador. Siempre es capaz de un esfuerzo extra. Siempre puede jugarse en la atajada imposible, contra toda razón y contra todo razonamiento lógico. Tiene lo mejor que puede tener un hombre en su puesto: instinto de arquero.

Desde años, Barbieri se convirtió en una importante pieza de Piazza en la faz técnica, táctica (resolviendo problemas, iniciando juego) y también en el aspecto espiritual, como transmisor de confianza para todos sus compañeros. Especialmente en los momentos comprometidos, cuando el adversario presiona y parece que al "Villero" se le quema el rancho...

Esta nota habla de: