PASIÓN TUERCA

Una réplica de un auto histórico

La imitación del Torino N°3 con el que compitiera "Cacho" Franco fue afrontada por Martín Paramio, de 25 de Mayo, quien quiso homenajear la actuación de la Misión Argentina en las 84 Horas de 1969.

Por Ezequiel Zabalza

Oscar Mauricio "Cacho" Franco continúa reviviendo lo que fue, sin dudas, una de las experiencias más enriquecedoras de su vida: la gran actuación de la Misión Argentina en las 84 Horas de 1969.

Tras cumplirse en agosto 50 años de la hazaña, Franco pasó de homenaje en homenaje en distintas ciudades del país y este último fin de semana, gracias a la Agrupación Furia Torinera y el Auto Moto Club, esta vez le tocó en su ciudad, donde sintió el cariño de su gente.

Los organizadores no dejaron ni un cabo suelto. A todo el público se lo invitó a una muestra gratuita en el Complejo Cultural San Martín, que culminó el pasado lunes, y retrataba toda la carrera deportiva de "Cacho". En ese lugar se lo pudo ver a Franco otra vez acelerar ese Torino N° 3, esa marca que sigue siendo la bandera de la industria nacional. Tras culminar esa acción, le dio un beso, como agradecimiento por todo lo que permitió vivir a lo largo de su vida.

Con admiración lo miraba Martín Paramio, quien tomó la iniciativa de traer, desde 25 de Mayo, la réplica de uno de los modelos que compitió en Nürburgring.

La reconstrucción del Torino N°3 con el que compitiera "Cacho" Franco fue afrontada por Paramio, quien participó del homenaje al ex piloto azuleño.

Si bien es un casco de la época, no el auto original, pero con mucho trabajo se pudo lograr un vehículo en idénticas condiciones al que se utilizaba para competir a fines de la década del 60'.

El armado, ensamblado de elementos, preparación y pintado llevó su tiempo. Su objetivo lo pudo cumplir y este auto tuvo sus presencias en varios encuentros y otros eventos especiales, tanto en 25 de Mayo, como fuera de ella.

"Lo traje andando y es una réplica del auto que a ?Cacho' le permitió ver la bandera a cuadros en el mítico circuito alemán, también conocido como el Infierno Verde", comentó Martín, un confeso hincha del Torino.

También dijo que suele participar seguido en encuentros. "Hemos venido un par de veces a Azul. Y estar en este homenaje (por el que se le hizo a Cacho Franco el pasado sábado) es muy lindo y lo tiene merecido, porque en definitiva fue él, quien terminó la carrera con este auto número tres y se ve que la gente lo aprecia mucho, y lo quiere mucho", expresó.

La relación con el Torino 

De hecho, contó que su historia con la marca, empieza por su padre, quien siempre tuvo distintos modelos que tiene como símbolo a un toro.

"Mi padre siempre tuvo Torino y yo aprendí a manejar en uno; fue el auto que siempre quise", destacó. Sin embargo, su padre no logró a ver esta "hermosura" porque falleció antes de que Paramio decidiera hacer la imitación.

La idea de esta réplica nació de "la emoción de poder revivir lo que fue, sin dudas, una de las experiencias más enriquecedoras de la historia del automovilismo nacional", recordó en referencia a la hazaña en Nürburgring, cuando se conformó una verdadera selección argentina de la industria automotriz, con el quíntuple campeón de Fórmula Uno Juan Manuel Fangio como director y un joven pero ya destacado Oreste Berta como responsable técnico de los tres vehículos que competieron en una durísima carrera de tres días y medio.

La similitud con el auto N° 3 original, según Paramio es que "lo único que tiene es los tres carburadores; solo tiene el carburador normal y solo le faltan detalles, pero en alguna medida, fue una idea de que la gente lo reconozca y por lo menos pregunten lo más jóvenes de que se trata".

Finalmente, el auto original N° 3, que tuvo como dueño del volante a Eduardo Copello, Alberto Rodríguez Larreta, más conocido como Larry , y al azuleño, cruzó la línea de meta con 334 vueltas recorridas, más que ningún otro vehículo. Pero una serie de penalizaciones redujo esa cifra a 315 y el vehículo de industria argentina culminó en cuarto lugar, detrás de Lancia, BMW y Triumph. respectivamente.

Si bien no se obtuvo el triunfo, aquella actuación fue considerada como una hazaña para el automovilismo nacional y para la industria automotriz local.

"Hicieron un gran papel. Compitieron contra todas las grandes marcas europeas y a través de este auto es una manera de homenajear esa situación. Después de esa época nosotros no hemos tenido otra hazaña como esa, en el sentido que no hemos podido participar internacionalmente con autos nacionales", destacó sobe la importancia de haber participado con un auto nacional.

La "Misión Argentina" es mucho más que una gran historia deportiva. Es, sobre todo, una leyenda que ha dejado marcas en la industria del automovilismo nacional y con un especial aporte cordobés, donde en agosto se homenajeó a todos los integrantes de aquella gesta, desde los pilotos hasta Oreste Berta, mecánicos, etc.

Esta nota habla de:
Seguí leyendo: Misión Argentina
Exitosa muestra sobre "Cacho" Franco
EXTRA

Exitosa muestra sobre "Cacho" Franco

Sus fotografías, plaqueta, el buzo antiflama y una réplica del Torino Nº 3, con la cual el corredor azuleño participó en la recordada epopeya de las 84 hs de Nurburgring que vio la bandera a cuadros autos, son expuestos en el Complejo Cultural San Martín.