Con el regreso de Franco, Oriente ganó el clásico con lo justo

Oriente Petrolero ganó, el pasado el lunes, pidiendo hora frente a Destroyers por 2-1, una diferencia que estuvo en riesgo de ser modificada por la arremetida que dio el cuadro cuchuquí después de la expulsión de Norberto Palmieri, a los 77 minutos, en el partido que dio continuidad a la décima séptima fecha del torneo Clausura.

Pese a los malos pasajes que vivió el equipo verdolaga, dejó el campo de juego del estadio Ramón Aguilera Costas con la satisfacción de alcanzar el objetivo que le ayudó a avanzar un paso más con dirección a asegurar la clasificación a la Copa Sudamericana 2020.

El elenco verdolaga pudo ahorrarse el sufrimiento por el rendimiento que mostró durante el primer tiempo. Incluso, llegó a tener ocasiones para convertir el gol con anterioridad cuando Nicolás Franco (volvió a la titularidad) definió de primera ante el abandono de su puesto que hizo el arquero Elder Arauz para cortar un avance. La base del palo izquierdo evitó esta conquista.

Lucas Mugni recién colocó a los albiverdes arriba en el marcador a los 60´ con un zurdazo que Arauz pudo manotear; sin embargo, por el efecto y la fuerza la pelota ingresó al fondo del arco.

Esa jugada no sería el único momento de frustración que viviría uno de los guardametas. Un minuto después en el otro arco, Rómel Quiñónez vio cómo el balón ingresó a su arco pese a que colocó una mano para evitar que el disparo de José Cortés ingrese desde el costado izquierdo, con un ángulo con poco espacio.

El compromiso subió de emociones en esos minutos porque Oriente Petrolero quería evitar que el marcador sea volcado en su contra y con apuro fue a cargar peligro en el lado contrario. A los 68´, Julio César Pérez conectó en el primer palo un centro de tiro de esquina que encontró mal ubicado a los defensores para tomar la marcación.

El volante Norberto Palmieri tuvo que jugar como central por la ausencia de Suéliton Nogueira. El reemplazante cometió faltas que lo condicionaron hasta que cometió una infracción contra Matías Aguirre en el ingreso frontal al área grande. El árbitro Carlos Arteaga (Santa Cruz) sancionó con la segunda amonestación y la tarjeta roja a los 77´.

Con inferioridad numérica, los orientistas defendieron la victoria. Esa labor requirió de bastante concentración y desplazamiento físico para fragmentar el circuito de los destroyanos, quienes sin medir consecuencias buscaron cualquier espacio para atacar y sólo encontraron una línea defensiva inamovible. Los cinco minutos de adición transcurrieron con tensión.

(Con información El País)

Esta nota habla de: