FÚTBOL FEMENINO

Piazza y Athletic, las finalistas

Si hablamos de lo estrictamente deportivo se puede afirmar que Sportivo Piazza y Azul Athletic son los finalistas del Torneo Clausura de Fútbol Femenino, que organiza la Liga de Fútbol de Azul.

Pero lamentablemente no todo es deportivo, porque en el encuentro entre el albo y Estrellas la violencia terminó siendo la protagonista y obligó a que se tuviera que suspender el cotejo antes de su final.

Las primeras en salir a la cancha fueron las industriales y las velezanas. Las primeras llegaban con la ventaja de haber ganado en el cotejo de ida por 3 a 2. En un entretenido cotejo, las dirigidas por Alexis Pouyannes se quedaron con el triunfo por 2 a 1 y de esta manera con un resultado global de 5 a 3, con el pasaje a la final del certamen. De esta manera, Piazza llegó al encuentro decisivo en los dos certámenes liguistas.

En la siguiente llave de semifinales se enfrentaba Estrellas y Athletic. En el primer partido habían igualado y la ganadora de este choque se quedaba con el lugar en la final. Las chicas del albo se quedaron con la victoria por 2 a 0, en un cotejo que no pudo finalizar por los incidentes, y de esta manera se clasificó para la definición del Clausura.

Piazza y Athletic, que terminaron primera y segunda de la zona B respectivamente, definirán el torneo y repetirán la final que se registró en el Torneo Nocturno de Verano. En el primer partido será local la estrellita y la serie se cerrará en el Félix Piazza.

Los incidentes 

El partido entre Athletic y Estrellas ya había sido muy hablado y duro en el primer encuentro. Pero lo que ocurrió el domingo en el Félix Piazza fue lamentable y empañó la fiesta deportiva que tenía que ser una semifinal de fútbol femenino.

Todo comenzó en el inicio del complemento, cuando cayó un petardo al lado del asistente Leandro Gómez. A esto, el árbitro del partido, Jonathan Pérez, la avisó a los delegados que si caía un nuevo petardo el partido se suspendía.

Los minutos fueron pasando y el partido ya era friccionado, hablado y había levantado temperatura, tanto adentro como afuera del campo de juego. Cuando el equipo de Cristian Flamengo convirtió el segundo gol, el juez del encuentro decidió expulsar a la arquera local, quién le sacó la tarjeta de la mano para que no se la muestre.

El encuentro prosiguió y un nuevo petardo cayó al lado del asistente, por lo que el árbitro del partido pasó a suspender el encuentro. 

Cuando los equipos se retiraban del campo de juego, en la zona que hay entre la cancha y los vestuarios en la cancha de Piazza, se produce un tumulto entre las jugadoras y se produce el ingreso de particulares que nada tenían que hacer en ese lugar.

Esto obligo a que las jugadoras de Athletic, las cuales algunas habían sufridos varios golpes (una de la más perjudicada fue Verónica Gómez), tuvieron que volver al campo de juego y el delegado del albo cerrar la reja que divide ambos sectores para que no continuaran los hechos de violencia.

En esos momentos arribó la policía, que había sido llamada, y todo fue calmando y volviendo al cauce normal, lugar del que el partido de fútbol nunca tendría que haber salido. 

Esta nota habla de: