ANUARIO

Para hacer una película

Una de terror, otra de drama, otra de comedia... Luis "El Ruso" Bossi, en Fórmula Azul, definió un título emocionante que contó con todo los condimentos en una sola carrera.

Al abrir el abanico y hacer un balance del año deportivo del "Mundo Motor", quedó atrás, una conclusión que se pudo sacar sobre la Fórmula Azul, categoría que no le faltó tensión y dramatismo, por lo que el espectáculo fue atrapante para los fanáticos de los "fierros".

En el medio hubo pasajes menos entretenidos y más monótonos, pero las ajustadas definiciones sostuvieron el interés de un público exigente.

La temporada se puso pareja en la recta final y a la última carrera que se disputó en el circuito Oscar Mauricio Franco varios pilotos llegaron con las expectativas de quedarse con el título. De todos estos, Luis Bossi llegaba como líder del torneo, pero aún no había podido ganar, requisito que necesitaba para coronarse campeón de la Fórmula Azul.

La cosecha de puntos que consiguió "El Ruso" Bossi a lo largo del año, le permitió llegar con 35,50 más que su inmediato perseguidor, Alejandro Magno.

Asimismo, esta situación del puntero del campeonato, les deba chances a los cinco pilotos (Magno se ubicaba segundo; Jorge Testa, tercero; Natalio Jugón, cuarto; Nicolás Vizzolini, quinto; y Víctor Albarracín, sexto), que venían por detrás.

Albarracín también tenía la deuda de Bossi y esto último, explicará el cierre de la nota.

Una carrera de película 

En el Franco hubo 14 autos que se presentaron a correr en esta última competencia de la temporada.

Tras culminar todas las actividades previas a la final (clasificación, series y prefinal), Bossi largó decididamente en agarrar la punta, objetivo que logró.

Cuando Jorge Testa pasó al piloto de Chillar, Víctor Albarracín y se le fue a los escapes a Bossi, ambos pilotos giraron juntos varias vueltas, aunque no había oportunidades de sobrepaso. Si Testa lograba pasar, el campeón sería Magno por tres puntos por sobre este piloto, pero en una maniobra se fue abajo en la salida del interno y perdió contacto con "El Ruso" Bossi. Esa salida de pista fue aprovechada por Albarracín para ser segundo.

El piloto chillarense en el interno pisa el pasto y cuando volvió no vio que venía pasándolo Testa, por lo que ambos autos se tocan y el último hace un trompo y como resultado del mismo rompe el neumático trasero derecho que terminaron con las esperanzas de poder pelear hasta el final por el campeonato.

Con el camino libre, Albarracín comenzó a acortar distancias con Bossi. Cuando entraron en la recta principal por última vez, se vio que Albarracín salió mejor armado que Bossi y lo empezó a superar hasta que ocurrió un toque entre los autos que hizo que el líder del campeonato recorriera los últimos metros por la banquina, perdiendo la carrera y el que vio primero la bandera a cuadros fue el piloto de Chillar.

Con la victoria de Albarracín, la copa de la Fórmula Azul quedaba en manos de Magno, pero se intuía que algo iba a pasar. Entonces, se blindó el parque cerrado con la policía, no se dejó ingresar al público, porque se sospechaba que podía armarse algún revuelo entre los dos protagonistas del toque.

Finalmente no pasó nada, todos los pilotos y colaboradores del Club hicieron que no se juntaran cara a cara, luego de varias idas y vueltas, la CD habló con Albarracín pidiendo explicaciones sobre la maniobra, luego con Bossi y decidió recargar con un puesto al piloto de Chillar dándole por ganada la carrera al "Ruso", quien terminó consagrándose campeón.

Los Bossi se disculparon con los Albarracín por las cosas que se dijeron sin querer en esos momentos de calentura y se fundieron en un abrazo que todos los presentes aplaudieron. Ahí si ingresó el público y festejaron junto a Bossi el logro obtenido.

Esta nota habla de: