TRIBUTO POR TODOS LADOS

Un año con muchos recuerdos para "Cacho"

Oscar Mauricio Franco tuvo un 1969 "movidito", primero por manejar uno de los Torino en las 84 Horas de Nürburgring, donde ese auto ganó en su categoría, y después por ser el único azuleño que ganó una carrera en el Turismo Carretera. Este año se cumplieron 50 años de ambas hazañas y el ex piloto fue agasajado en muchas partes de la zona y fuera de la provincia.

Oscar Mauricio "Cacho" Franco tuvo un año a puro "volantazos", porque anduvo de aquí para allá en cuanto a homenajes que le realizaron varias entidades "fierreras" que estuvieron teñidos de emociones y recuerdos.

Unos de los tantos tributos que tuvo hay que destacar el que se realizó el 15 de agosto en Córdoba, donde se reunieron alrededor de 500 Torino (podrían haber sido muchos más, pero se limitó el cupo por cuestiones de organización) para conmemorar los 50 años de la hazaña de Nürburgring.

Cabe recordar que fue un momento de gloria para el automovilismo argentino, que se organizó para ser parte de esa competencia internacional con un auto de fabricación local, como es el Torino, y que por eso el homenaje se hizo en esa provincia, donde se producía.

En aquel entonces, un grupo de pilotos locales, organizado por Juan Manuel Fangio y Oreste Berta, puso de rodillas a marcas como Mazda, Lancia, BMW, Porsche, Fiat, Renault, Alfa Romeo, Mercedes Benz y Ford, entre otras, con un auto que salía, nada más ni nada menos, de la planta IKA que luego fue comprada por Renault.

Aquella prueba de 84 horas en continuado que se inició a la hora cero del miércoles 20 de agosto de 1969 y finalizó el sábado 23 quedó en la memoria de todos los amantes de los autos y en las páginas doradas del país: un automóvil hecho en las industrias argentinas logró cruzar la meta, convirtiéndose en toda una hazaña.

La Fiesta

El evento tuvo como epicentro en Alta Gracia y hasta allí se dirigió Franco, quien se reunió con los fanáticos del "Toro", los tres Torino que en 1969 corrieron en las 84 Horas de Nürburgring, ex compañeros, mecánicos y con uno de los mentores del equipo, Oreste Berta, que prestó su búnker conocido como "La Fortaleza".

Comenzó con varias actividades (películas alusivas, stands de productos relacionados y fundamentalmente charlas con los integrantes de "La Misión", etc.), pero lo mejor fue cuando "Cacho" volvió a reeditar la hazaña del equipo argentino. A bordo del Torino N° 3, Franco, recibió el banderazo final, que 50 años atrás, lo ubicó cuarto en el clasificador final, logro que para muchos argentinos que vivieron y sufrieron durante tantas horas de carrera, fue una gran victoria, sobre todo para la industria nacional y en particular para la cordobesa, representada por entonces por Ika-Renault.

El piloto azuleño no estuvo sólo recorriendo la pista de pruebas de "La Fortaleza" de Berta, ya que también lo acompañaron sus compañeros de equipo, representados por Oscar "Cacho" Fangio, en el Torino N° 1 y Néstor García Veiga, quien fuera el piloto suplente, en el Torino N° 2, enmarcados por un numeroso grupo de aficionados, que bordearon las vallas que delimitaron la pista y acompañados por banderas argentinas, aplausos y muchas fotos, fueron recorriendo los metros que los separaban del palco principal.

Premiando a la Misión 

El homenaje tuvo su cuota de emoción porque recibieron sus distinciones los integrantes de la Misión Argentina.

Estuvieron en el escenario montado: Oreste Berta, el Director Técnico de la escuadra, los pilotos, "Cacho" Fangio, "Cacho" Franco y García Veiga, los mecánicos Enzo Comari, Alberto Cordero, la hija de Fernando Huertas, las hijas de los hermanos Hugo y Osvaldo Battelli y "Osvaldito" Battelli, Don Luis Landriscina, padrino del evento y Alberto Gagliardi, quien fuera el relator del avión durante muchos años en Carburando.

Todos ellos, recibieron plaquetas, medallas, cuadros, las camperas rojas que utilizara Juan Manuel Fangio, el otro mentor que se ocupó de liderar aquella aventura, y la presencia de Gregorio Díaz Lucero, quien se desempeñaba como responsable de las Relaciones Públicas de Ika-Renault y quien tuvo la responsabilidad de capitanear el arribo a Córdoba del equipo y su paseo desde el Aeropuerto a la Plaza España.

Cuándo ganó su única carrera en TC 

Franco se convirtió en el único azuleño en ganar una carrera de Turismo Carretera. Fue en la Vuelta de Chivilcoy, con la "Liebre" Nº 13 y a un promedio record para aquel entonces: 227.181 Km/h (se mantuvo hasta 1986). Tenía en aquel entonces 24 años. Y sorprendió a los grandes pilotos de esa época, entre quienes estaba su compañero de equipo Gastón Perkins.

A principios de este mes, en las instalaciones del Auto Club Chivilcoy, se llevó a cabo un almuerzo a salón lleno que organizaron los "Amigos de las Cupecitas del Ayer", agrupación que decidió homenajear a la trayectoria deportiva de Juan Carlos "Paco" Bustos (de bastante trayectoria en el automovilismo zonal y paso por el TC), pero también hicieron un reconocimiento por el 50º aniversario de la Vuelta de Chivilcoy, la carrera que ganó el azuleño.

"Cacho", quien estuvo presente, recordó esa carrera y recibió una corona, como si hubiese ganado otra vez la carrera.

Por otra parte, los homenajes no se detuvieron porque Franco también tuvo su agasajo en su "casa", donde de la mano de la agrupación Furia Torinera y el Auto Moto Club se organizó en octubre un encuentro de Torino y se realizó una muestra fotográfica sobre su trayectoria en el Complejo Cultural San Martín, donde el centro de atracción era la réplica del Torino N° 3 con el que el azuleño cruzó la meta en Alemania.

También tuvo su reconocimiento de la mano del AMCA y de los dirigentes de la Promocional del Centro ya que Franco fue el primer presidente de la Sub Comisión de Boca Juniors, que ayudó en la creación de la categoría más popular del centro, que este año cumplió 45 años.

No quedan dudas de que Oscar Mauricio Franco dejó su huella en el mundo motor, es por eso que se convirtió en unas de las glorias del deporte nacional.

Esta nota habla de:
Seguí leyendo sobre "Cacho"
"Cacho" y "Pelusa" se lo merecían
EXTRA

"Cacho" y "Pelusa" se lo merecían

Oscar Mauricio Franco y Mario Julio Layús fueron agasajados por la agrupación "Amigos de las Cupecitas del Ayer" en el Auto Club Chivilcoy, donde se organizó un almuerzo para homenajear al ex piloto local Juan Carlos "Paco" Bustos y también por el 50º aniversario de la 1º Vuelta de TC en esa ciudad, entre otras.