¡QUE VENGA EL ROJO!

Independiente-Villa Mitre: "Es lindo poder vivirlo"

Por Ezequiel Zabalza

ezabalza@diarioeltiempo.com.ar

El 2020 puede ser un año histórico para Villa Mitre. Está prendido en la lucha por el ascenso a la Primera Nacional y luego de haber conseguido la clasificación al cuadro principal de la Copa Argentina, jugará el partido más importante de su historia contra Independiente de Avellaneda.

La noticia se conoció el jueves cuando se sorteó los cruces de los 32avos de final de la copa más tradicional del fútbol argentino.

Vale recordar que en esta edición, Villa Mitre llegó a esta instancia tras dejar en el camino a Sansinena (2-2 en la ida y 1-0 en la vuelta).

Si bien aún no hay fecha ni sede definida, la posibilidad de vivir algo parecido a lo del año pasado por el "Tricolor" en este certamen (llegó a octavos de final tras eliminar a Newell's y San Martín de San Juan), volvió a revolucionar a sus hinchas.

El Tiempo se comunicó con el azuleño Eduardo Scasserra, más conocido como el "Queco", quien desde el año pasado viste la camiseta de Villa Mitre, para saber sus sensaciones tras conocer el cruce de la Copa Argentina.

"Con mis compañeros estuvimos atentos al sorteo y, la verdad, estamos contento porque, en mi caso, tenía la expectativa que nos podía tocar uno de los equipos denominados grandes y nos terminó tocando Independiente", aportó Scasserra sobre el sorteo de un torneo que los iguala a todos, porque a la hora de apoyar la cabeza en la almohada, todos sueñan con lo mismo: el título y la clasificación a la Copa Libertadores.

Si bien River ganó tres de las últimas cuatro ediciones, pero también es cierto que Atlético Tucumán y Central Córdoba de Santiago del Estero, dos equipos con pasado en el Federal A, jugaron la primera final de sus vidas. Y eso es lo lindo que tiene la Copa Argentina.

La Copa con la que sueñan todos 

Para el único representante de la Liga del Sur en esta etapa del torneo, contra el "Rojo" no será un partido más ya que será la primera vez que enfrentará a uno de los "equipos grandes", que tiene en su haber siete copas Libertadores y dos Intercontinentales, entra otras.

En relación a esta impronta del equipo que en la actualidad lo dirige Lucas Pusineri, el "Queco" dijo que "si bien es lindo jugar contra un grande, también te genera esa cuota de adrenalina y un desafió" de poder quedar en la historia del club, donde "la gente está muy ilusionada".

El azuleño cuenta con vasta experiencia en la Copa Argentina, porque anteriormente la disputó vistiendo la casaca de Racing de Olavarría, Cipolletti y también lo hizo en la edición pasada con Villa Mitre, que terminó siendo eliminado por Central Córdoba, su ex club, que luego perdería la final con el River de Marcelo Gallardo.

"En esa edición logramos cosas importantes y eso la gente te lo agradece", comentó para luego indicar que los hinchas "se muestran muy ilusionados" ante este desafío.

"En todos los partidos de la Copa Argentina, nuestra hinchada nos acompañó a todos lados (los partidos se juegan en cancha neutral) y la verdad que varios (por jugadores, dirigentes y medios) nos han reconocido el marco de gente que lleva Villa Mitre y para nosotros, es lindo poder vivirlo. Trataremos de seguir haciendo historia; Ojalá que nos vaya bien", se ilusionó el mediocampista, su puesto habitual. Sin embargo, en estos últimos partidos, por ausencia de un compañero por lesión, el DT Carlos Mungo lo utiliza como marcador lateral derecho.

Asimismo, el que avance de esta llave entre el elenco bahiense y el de Avellaneda se medirá ante el ganador del cruce entre Tigre y Alvarado de Mar del Plata.

Cabe destacar que las copas nacionales se juegan desde 1900, ya se han disputado varias ediciones y luego de un bache bastante grande en la historia de la AFA (entre 1970 y el 2010, con la salvedad de la Copa Centenario que Gimnasia ganó en enero de 1994), la Copa Argentina volvió para quedarse y para meterse en el corazón del pueblo futbolero. Ya está en marcha la novena edición consecutiva y los 64 equipos que llegaron a la fase final saben lo difícil que es consagrarse, pero tienen claro que pueden dar el "batacazo", como ya le sucedió al propio Villa Mitre, como así también a Real Pilar, Estudiantes de Caseros, Sol de Mayo y Almagro el año pasado.

Esta nota habla de: