"Estar presente en un clásico es hermoso"

Rodolfo "Pelusa" Cardoso, a pesar del tiempo transcurrido, todavía mantiene vivo los recuerdos de su paso por Estudiantes de La Plata.

El azuleño tuvo dos etapas como futbolista en el "Pincha", donde conoció a algunas de las personas más importantes de su carrera.

También, el zurdo talentoso, de muy buena pegada y con presencia goleadora en los clásicos, todavía recuerda esos partidos como si hubiera sido ayer.

-¿Cómo surgió lo de Estudiantes?

-A través de Piris que tenía contactos en Buenos Aires, donde estaba haciendo el curso de director técnico y tenía relación con Carlos Trullet, (DT que subió a Unión a la máxima categoría en 1997), quien estaba empezando a dirigir en las inferiores de Estudiantes. Entonces, él me organizó una prueba, que finalmente la superé.

-¿Antes de debutar en Estudiantes jugaste en la Selección Juvenil?

-Claro, fue una experiencia muy linda, porque desde el momento que me fui de Azul, para mí fue todo muy rápido. Primera de Athletic, Selección y Estudiantes entre 84' y 85' por eso te digo que pasaron muchísimas cosas súper positivas y eso me hizo bien porque iba progresando. En cuanto a la Selección, desgraciadamente no pudimos entrar. Terminamos tercero y no clasificamos al Mundial.

-¿Sos el único azuleño que jugó con Maradona de manera oficial?

-"Huguito"... Tenía talento lo que pasa que él cargaba con la mochila de ser el hermano de Diego y donde iba él, lo veían a Maradona. Una vez estuve en su casa, pero no estaba el "Diez". Vivía en la pensión y después de un torneo que jugamos en Colombia quedó el contacto. Un día coordinamos y fui a visitarlo. Toda la familia me atendió de diez, desde Doña Tota hasta sus hermanas. Después, con el paso del tiempo, cada uno siguió su camino. Aunque, una vez él estuvo con un equipo de Austria en Frankfurt y me llamó por intermedio de un colega, que me conocía e intercambiaron números, así que estuvimos en contacto después de muchos años.

Recuerdos del Pincharrata

-¿Luego regresaste a Estudiantes y al poco tiempo debutaste en Primera División?

-Eduardo Luján Manera me dio la oportunidad de debutar como titular ante Racing. En la previa a este partido, en el entrenamiento me avisó que iba a entrar en lugar de Rubén Darío Insúa, quien en la fecha anterior vio la roja. Al toque avisé a la familia y estaban todos pendientes. Mi mamá viajó a La Plata y estuvo en la cancha.

-¿Quiénes fueron tus referentes futbolísticos en el Pincha?

-En aquella época, siendo juvenil se escuchaba mucho a los mayores. Cada vez que concentrábamos teníamos la posibilidad de sentarnos en su mesa a tomar mate o a comer al mediodía. Alejandro Sabella, Miguel Angel Russo, Gottardi y Marcelo Trobbiani, entre otros, fueron importantísimo en mi desarrollo como persona y jugador. Aconsejaban en todo: ‘Nene cuando cobres asegúrate el techo... Ayuda a tu familia'.

-¿Descríbeme el clásico contra Gimnasia?

-La rivalidad es muy grande. Cuando estábamos en la pensión, el día anterior al clásico, venían hinchas de Gimnasia a molestarnos. Después estar presente en un clásico es hermoso. Toda la previa, las canchas llenas y una ciudad que se paralizaba en esos días.

- ¿Cómo te fue contra el Lobo?

- En esa época el historial estaba apretado. Gimnasia tenía grandes jugadores. El primero que disputé fue el día que salimos 2 a 2 en la cancha de ellos. Estábamos dos goles abajo y lo terminamos empatando sobre el final con un gol mío. En ese sentido, siempre tuve la posibilidad de convertirles goles e incluso en mi vuelta lo bajamos del torneo. El equipo de Griguol peleaba el torneo con el Boca de Bianchi. Por la forma que jugamos ese día, parecía que el Lobo se encaminaba a la victoria (estaban 2-0), pero pudimos repuntar y se lo empatamos. Otra vez le hice un gol y esta vez fue de penal.

-¿Quién te enseñó a patear tiros libres?

-Lo empecé a practicar acá cuando jugaba en Athletic y luego la seguí en Estudiantes. Junto con otros compañeros nos quedábamos a patear en los entrenamientos y lo hacía porque me gustaba. Además, trabajaba la técnica, a pegarle de diferentes maneras y de esa forma vas agarrando la pegada. No es que me dijeron pone el píe así... En el Pincha tenía al Bocha Ponce que era un referente y conocido por cómo le pegaba a la pelota. Cuando me afiance en la primera y me quedaba entrenando con ellos, ya lo tenía prácticamente todos los días al lado mío y vas aprendiendo algunas cosas. Después cuando Ponce pasó a Boca, quede yo a cargo de los tiros libres.

Segunda etapa en Estudiantes 

-¿Cómo se resolvió tu regreso a Estudiantes?

-Cuando me dicen en Boca que no me iban a tener en cuenta, que no iban a ser uso de la opción, me agarró mal parado, porque tenía otra perspectiva. Pensé que me iba a quedar a vivir en Argentina y tenía a mi señora que se estaba viniendo para el país; había hecho la mudanza porque nos íbamos a quedar y me acuerdo que era una situación muy rara.

Tras quedar libre de Boca, hago contacto con Estudiantes por intermedio de colegas amigos y pido permiso para entrenar y si me dejaron. Estaba Patricio Hernández de entrenador, entrené ahí unos días y me preguntó cómo era mi situación. Le explique y me pidió que me quede. Enseguida me contacté con Hamburgo, dueño de mi pase que no me quería dar a préstamo porque después de ese año, me quedaba un año de contrato, entonces, era como que se le complicaba. Les rogué que me dieran la posibilidad de jugar en el "Pincha", más que nada por el tema de la familia que se había venido al país. Por suerte, llegamos a un acuerdo y estuve un año en Estudiantes.

-¿Qué opinión te merece el actual estadio?

-Todavía no fui a verlo (la nota se realizó el 2 de marzo). Estuve invitado para la inauguración pero no me dieron permiso desde el club, porque la fecha coincidió en el medio del trabajo y no pude venir. Pero vi todas las imágenes y para el hincha de Estudiantes es un logro más que un campeonato, porque es el estadio de toda la vida y por suerte, se llegó a un acuerdo con el Municipio; y lo de la "Bruja" (por Verón) fue un logro grande.

Síntesis de su debut en la "A"

5ª FECHA (11 de agosto de 1986)

ESTUDIANTES (La Plata) 1

Carlos Héctor BERTERO; Néstor Oscar CRAVIOTTO, Rubén José AGÜERO, Enzo Héctor TROSSERO y Abel Ernesto HERRERA; Guillermo RODRIGUEZ, Miguel Ángel RUSSO, Rodolfo Esteban CARDOSO, Hugo Ernesto GOTTARDI, Antonio Vidal GONZALEZ (77m. Walter Javier FERNANDEZ) y Sergio Esteban GURRIERI.

SUP.: Jorge Antonio Battaglia, Alfredo Jorge Llane, Claudio Alejandro Jeannoteguy, Guillermo Domingo Alonso. DT: Eduardo Luján Manera.

RACING CLUB 1

Esteban Ernesto POGANY; Néstor Mario MONTELONGO, Gustavo Adolfo COSTAS, Néstor Ariel FABBRI y Gustavo Marcelo SZULZ; Italo Enrique ORTIZ, Horacio Raúl CORDERO, Miguel Ángel COLOMBATTI, Carlos Alberto AGUILERA (62m. Jorge Osmar ACUÑA), Ramón Ismael MEDINA BELLO (89m. Marcelo Alberto ALDAPE) y Walter René FERNANDEZ.

SUP.: Servando Nicolás Villamil, Marcelo Fabián Asteggiano, Carlos Eduardo Vásquez. DT: Rogelio Antonio Domínguez.

ARBITRO: Ricardo José Calabria. ENTRADAS: 5772

Goles:

82 m. 1-0 TROSSERO de penal, sancionado por mano de Costas.

83 m. 1-1 SZULZ

Esta nota habla de: