Se fue un ídolo de todos

El día en que "el Maestro" Amadeo Carrizo visitó nuestra ciudad

Por Mario Vitale

La partida de un verdadero ídolo del fútbol argentino impacta a todos los sectores sin distinción de ninguna especie, llámense Boca Juniors, San Lorenzo, Independiente o Racing. Para cualquier insignia Amadeo Raúl Carrizo que fue un grande en toda su dimensión, como deportista y como persona y en esta condición algunos azuleños tuvimos la suerte de conocerlo en vida, muchos años antes que a los 93 años se fuera a atajar al cielo.

Fue un caluroso sábado 25 de febrero de 1978, poco tiempo antes que el fútbol argentino lograra su primer título mundial, cuando arribó a nuestra ciudad una delegación de la firma germana Adidas que tenía en sus filas deportistas de prestigio como el propio Amadeo, los hermanos Ermindo y Daniel Onega, Luis Artime, Luis Carrizo, Marenda, el múltiple campeón de pedestrismo Osvaldo Suárez, y el famoso pugilista Eduardo "KO" Lausse, junto a directivos de la empresa tales como Carlos Bakehalean y Osvaldo Querido, quienes fueron recibidos por el representante local, Omar Galli, y la dirigencia de Azul Athletic Club encabezada por el presidente Mario Julio Layús.

La jornada calurosa en extremo no era propicia para el fútbol pero gustosamente los visitantes se prestaron a disputar un encuentro, por supuesto que amistoso, en el propio estadio "Lorenzo Palacios" de Villa Fidelidad ante una representación local, ante escaso público seguramente ajeno a la escasa información sobre tan caracterizada presencia que se brindó.

Ante el arbitraje del recordado árbitro Pedro Gómez, ex jugador de Sportivo Barracas, Azul Athletic y Estrellas de Juventud, y también destacado dirigente de las asociaciones de árbitros de la Liga de Fútbol de Azul, fallecido trágicamente en un accidente de trabajo.

Los equipos

Azul Athletic (1): Miguel A. Ramos; Tedesco, Gustavo Sarno, Roberto Leandro Avalos y Villalba; Duarte, Jorge Daher y "Morrón" Pereyra; Roberto Bedecarrás, Darío Cantero y Pedro Fernández.

Luego ingresaron: Roberto Santos García, Mario Catabbi, Marcos González y Mario Laperne.

ADIDAS (5): Morra; Luis Carrizo, Laneri, Bakehalean y Ojeda; Marenda, Querido y Daniel Ortega; Luis Artime, Amadeo Raúl Carrizo y Ermindo Onega.

Luego ingresaron: Miño, Gaitán, Acosta y Mazza.

Los goles para los visitantes fueron anotados por: Ermindo "Ronco" Onega, Luis Carrizo, Daniel "Tito" Onega, de penal, Luis Artime y Querido. Para el local había anotado Darío Cantero a los 15 minutos de iniciado el partido. Lo destacado de las acciones fueron protagonizadas por el volante central visitante Querido, quien siendo un jugador aficionado demostró condiciones excepcionales para el juego que lo ubicaron prácticamente junto al de las calificadas figuras que lo acompañaron.

La delegación comercial visitante fue agasajada como correspondía, oportunidad en que el autor de esta nota tuvo el privilegio de compartir la reunión e intercambiar frases con los ilustres visitantes, siendo Amadeo Carrizo interrogado sobre qué recuerdos guardaba de sus por entonces comentados "duelos" con los boquenses José "Pepino" Borello y el brasileño Valentim, respondiendo un tanto molesto, que en cuanta ocasión se suscitaba era interrogado sobre los goles que le habían marcado, pero pocos rescataban las veces que les contuvo balones y salió airoso ante sus rivales. En todo momento de la amena charla "el maestro" demostró una ejemplar caballerosidad y don de gente basando sus conceptos en frases elogiosas para sus rivales, y especialmente colegas en lo que hace a las custodias de las vallas. Al señalarle el excelente estado físico que mostró Luis Artime, a pesar de los años transcurridos desde su retiro oficial del fútbol argentino y uruguayo, sus compañeros informaron ,que a pesar de los años, el extraordinario goleador mantenía su ritmo de entrenamiento un tanto similar al de los profesionales.

En una extensa y excelente nota publicada el viernes en La Nación, el periodista Cristian Grosso efectúa una clara y precisa reseña humana de este verdadero ídolo del fútbol argentino en general, y particularmente de River Plate. donde ocupó la valla durante 23 años, fallecido ese mismo día cuando contaba con 93 años, siendo una figura que hasta sus últimos años se hacía presente en el estadio Monumental para seguir las presentaciones del equipo dirigido por el director técnico Marcelo Gallardo, a quien admiraba. Carrizo ostentaba el honor de ser presidente honorario de la institución, y con su nombre fue instaurado con toda justicia, un sector de las tribunas.

El Dato

El presente recuerdo y homenaje al gran guardavalla se realiza en memoria de Don Pablo Petrelli, quien fuera en vida uno de los tantos admiradores de un verdadero señor de las canchas argentinas.

Esta nota habla de: