"En Zumba podés bailar todos los estilos y todas las coreografías que se te ocurran"

Esas fueron las palabras de la Instructora de Zumba, Nadia Fortunato, más conocida como Nay, quien habló sobre esta disciplina deportiva que se basa en pasos básicos que facilita la práctica a las alumnas. También, comentó que es una forma de escape que sirve para olvidar la rutina, para dedicarse a uno mismo una hora para ser feliz y, además, mejorar la coordinación y la condición física, entre otros beneficios.

-¿Dame una definición de la Zumba?

- La Zumba es una actividad que ayuda a fortalecer los músculos, mejora el ritmo cardíaco y la flexibilidad, como así también ayuda a las alumnas a distraerse y a olvidarse de los problemas. Además, de la diversión (cantan, gritan, se ríen y, sobretodo, comparten su alegría con otros), la práctica de esta actividad brinda varios beneficios (ayuda a liberar el estrés, mejora la circulación, efectivo para quemar calorías, etc).

-¿Cómo son tus clases?

-Las clases de Zumba tienen una metodología para trabajar todos los ritmos que quieras elegir, siempre y cuando respetes una curva donde las pulsaciones del alumno estén en continuo trabajo; tienen que ir ascendiendo y descendiendo al ritmo de la música. El entrenamiento tiene que ser moderado y podés utilizar ritmos como cumbia, reggaetón, merengue, cuarteto, soca, quebradita y hasta tango. En ese sentido, podés bailar todos los estilos y todas las coreografías que se te ocurran.

-¿Cuántas clases son en la semana?

-Las clases de Zumba las doy dos veces por semanas (lunes y miércoles) y tiene una hora de duración. Comenzamos con una entrada en calor (un momento de precalentamiento donde preparan los músculos de todo el cuerpo para comenzar con la rutina) con una técnica Warm Up que va funcionando distintos estilos con distintas modalidades en cuanto a la rapidez de la música. Después, en el desarrollo de la clase, bailamos los diferentes estilos, respetando la curva del movimiento, por ejemplo: empezamos con un merengue, que es un ritmo bien arriba, continuamos con reggaetón, que es de bastante impacto y fuerte. Luego bajamos un poquito las pulsaciones con una cumbia, que si bien es bailable y divertida, baja un poco la intensidad. Después, volvemos a subir con una salsa y así vamos respetando la meseta de la actividad de Zumba. Sobre el final se vuelve a la calma y se finaliza con un tema lento, tranquilo, que nos permita relajarnos, respirar, estirar los diferentes músculos y partes del cuerpo que utilizamos. La vuelta a la calma se hace con un tema significativo que tenga linda llegada, que tenga un mensaje y ese momento se llama Could Down.

-¿Cómo elegís los temas y qué usás: canciones clásicas, remixadas...?

-Los qué elijo son los temas que la marca Zumba (por ser miembro Zin) me habilita a través de una plataforma donde sugiere canciones y coreografías, que están habilitadas para que las trabajemos. También elijo otras canciones del momento, que son copadas y pegadizas. Igualmente, uno va viendo el grupo que tiene y los intereses, es decir, uno se va adecuando a sus alumnos. Es por eso que a veces propongo canciones que sean divertidas para bailar, donde podamos tener algún otro tipo de intercambio: trabajar en ronda, bailar en batallas o algunos remix también, que están muy de modas.

-Por último, ¿a la Zumba lo puede practicar cualquiera o hay que tener un determinado estado físico, por qué se ve que algunas coreografías son muy enérgicas?

-Considero que no hay que tener ninguna preparación para ser alumno de Zumba. Solo hace falta tener muchas ganas de venir a hacer esta actividad, de disfrutar, divertirse y de paso entrenar bailando. Como Instructora, si considero que tenés que tener una base de danza o de haber ido a clases de ritmos porque tenés que preparar coreografías, ir a tiempo, tenés muchas cuestiones que tenés que respetar para poder participar de clases divertidas, que te puedan seguir y que, además, las alumnas sienta interés por ser parte de tus clases.

Esta nota habla de: