Hace cinco años Almeyda fue recibido a lo grande en el Monumental

Salvo Cavenaghi, lo saludaron todos. Tras la goleada en contra, ofreció disculpas y no habló.

Un día como hoy, pero de 2015, Matías Almeyda, DT de Banfield, recibió un emotivo homenaje al grito de "Pelaaaado, Pelaaaado, Pelaaaado"... La ovación de todo el Monumental y una bandera de agradecimiento en la popular lo recibieron al azuleño como lo que es: un personaje importante en la historia de River, donde comenzó su carrera como director técnico en el peor momento del club y después consiguió el regreso a Primera.

Esa tarde, Almeyda enseguida caminó desde el banco visitante y se acercó a saludar a Marcelo Gallardo, se unieron en un abrazo que reflejó muchos años juntos en ese césped. Los hinchas seguían gritando por él y la mayoría de los jugadores de River se acercó a estrecharle la mano a darle un abrazo. Incluso Teo Gutiérrez, que no lo tuvo como entrenador, se acercó a expresarle su admiración. Marcelo Barovero recordó que ese cuerpo técnico lo eligió para defender el arco más glorioso. El único que ni siquiera lo miró fue Fernando Cavenaghi, aunque el DT ya explicó mil veces que se equivocó, el "9" no olvida que se tuvo que ir. Era la segunda vez que volvía tras su época de DT. Las sensaciones de ese pasado tan lejano le dieron la bienvenida, pero el desarrollo del partido se encargó de borrar minuto a minuto el comienzo. Tanto, que ofreció disculpas y se fue de Núñez sin hablar.

Vale recordar que tras alejarse del "Millo", el ex volante central de River arribó a Banfield que estaba en la B Nacional y lo llevó a Primera.

En su estadía en el "Taladro" enfrentó dos veces a River y fueron derrotas. La primera fue 3-2 por el Campeonato de 2014 y la segunda terminó en goleada por 4-1. 

Esta nota habla de:
Más de MEMORIA EMOTIVA
Se fue un grande: Alfredo Casella
MEMORIA EMOTIVA

Se fue un grande: Alfredo Casella

El reconocido director técnico murió anteayer a los 84 años en Necochea. En el torneo organizado por la Liga de Fútbol de Azul, dirigió a Cemento, Chacarita y Boca Juniors, donde fue bicampeón.