LA HISTORIA DE HÉCTOR ARRIETA

De jugar con Bochini y Maradona a trabajar en un supermercado

El tandilense tuvo una destacada trayectoria como futbolista. Fue compañero de Ricardo Enrique Bochini en Independiente y de Diego Armando Maradona en Argentinos Juniors, y cuando se retiró, decidió alejarse del ambiente del fútbol por completo para ocupar un puesto en una cadena de supermercados.

Llegar a jugar en Primera en el equipo de tus amores es el sueño que acuna todo futbolero. Ese deseo pudo ser cumplido por el tandilense Héctor Arrieta, quien es hincha de Independiente de Avellaneda y hasta fines del año pasado estuvo trabajando en la sucursal Azul del supermercado "La Anónima", donde ocupaba el rol de Gerente de Ventas, etapa que cerró al jubilarse.

Su carrera deportiva comenzó en las inferiores de Santamarina de la ciudad serrana, donde llegó a la mayor y, además, con el elenco aurinegro jugó torneos regionales.

"Con Santamarina ganábamos siempre. Salvo ese año que ganó Excursionistas, que armó un equipo con varios baluartes de la liga local", contó en referencia al plantel de "Excursio", campeón tandilense de 1975. Justamente, este equipo lo sumó como refuerzo para jugar en el Regional del año siguiente. En ese torneo, Arrieta marcó cuatro tantos y recordó cuando el elenco albiverde dejó en el camino a Alumni Azuleño en la tercera etapa. "Tenían un buen equipo (por la Ponzoña). Fue 0 a 0 en el Emilio S. Puente y 4-0 en el estadio Municipal", aportó para luego agregar que en la siguiente instancia perdieron ambos encuentros contra a Jorge Newbery de Junin.

También se puso la siete de la Selección de Tandil en el Campeonato Argentino de fútbol. Allí lo vio Aníbal "Conejo" Tarabini y se lo recomendó a José "el Pato" Pastoriza para Independiente.

"Tarabini era muy amigo de Pastoriza y compraron un campo en la zona e hicieron una sociedad. Por este proyecto ‘Conejo' se radicó en Tandil, donde al poco tiempo se hizo cargo del primer equipo de Santamarina, salimos campeones invicto y después se hizo cargo de la selección local", comentó para luego agregar que cuando Independiente fue a hacer la pretemporada en Necochea, Tarabini y Pastoriza organizaron un partido amistoso. "Le ganamos 3 a 2. Jugamos muy bien, entonces el ‘Pato' nos vio a mí, a Roberto Rigante (arquero, ex Piazza) y Luis Petrucci (defensor), quien recién comenzaba y era más joven que nosotros", sostuvo y aclaró que estaba por cumplir un sueño porque "soy hincha de Independiente, como así también toda mi familia".

"Llegué a Buenos Aires y en la sede de Independiente estaba Julio Grondona, con quien firmé el contrato ya que era el presidente en ese momento. Y ahí no más me dijo que prepare el bolso que al otro día salía para Uruguay, donde el Rojo se iba a enfrentar contra el seleccionado uruguayo, que se estaba preparando para el Mundial de 1978", detalló y acerca del amistoso, indicó que "entré en el segundo tiempo por el tucumano Víctor Hugo Arroyo. Independiente venía de pretemporada y jugó con varios suplentes. Finalmente el partido terminó 6 a 0 a favor de los celestes".

A la vuelta cuando comenzó el torneo de AFA, Arrieta jugó pocos partidos en Tercera y de allí pasó a la mayor, donde ocupó el puesto de puntero derecho. Su debut fue contra Huracán en cancha de Racing. "Terminamos 1 a 1 con goles del ‘Loco' Houseman para el ‘Globo' y Daniel Alberto (defensor que terminó su carrera en el fútbol francés) hizo el empate para nosotros", expresó.

Consultado sobre los punteros de aquella época, el tandilense empezó por Houseman, que "era indescifrable, no sabías para donde iba a salir, pero el mejor wing que ví, fue Bertoni, porque tenía una virtud que muy pocos la tenían: pegarle con las dos piernas por igual y le pegaba a la pelota como los dioses".

"Generalmente él (por Bertoni) jugaba por izquierda y yo por derecha. Se sentía más cómodo por esa punta, como sabía manejar ambos perfiles, enganchaba con la zurda y remataba, es por eso que se cansó de hacer goles de esa forma", explicó y a diferencia del ex Quilmes, contó que su virtud era ser "ligero, algo que me permitió hacer atletismo (corría 100 metros) en Tandil y cuando me la tiraban larga, le sacaba medio metro al defensor; era difícil que me pararan".

En Independiente jugó más de 50 partidos e hizo cuatro goles: a Newell's (2-1), Ferro (2-0), Liga U. (2-0) y El Nacional (2-0), ambos de Ecuador.

"Vos vas a ir a un equipo que tiene el mejor jugador del mundo"

Después, el tandilense jugó la Copa Libertadores y el Torneo Metropolitano para los "Diablos Rojos", aunque describió que "lamentablemente había bajado mucho mi nivel; pecado de juventud, no me cuide, perdí el puesto a manos del uruguayo Alzamendi, quien empezó a hacer goles y listo, no volví más a la titularidad".

Al no tener lugar en el elenco de Avellaneda, apareció Argentinos Juniors que se interesó por él.

"Cuando estábamos arreglando el pase, junto con el 'Loco' Rigante, teníamos nuestras dudas y a mí se me acerca un dirigente del 'Bicho' que me dijo: 'Vos vas a ir a un equipo que tiene el mejor jugador del mundo'. Y yo lo miraba pensando, éste me quiere enroscar. Me lo decía por Maradona, que lo había visto jugar e incluso enfrentado, pero nunca se me ocurrió pensar lo que tiempo después fue como jugador", declaró.

Finalmente, contó que "se dio el pase y las cosas que le vi hacer a Maradona no se la había visto a ningún otro. Un jugadorazo que lo disfruté durante dos años y medio".

A principios de los 80', "Argentinos me debía mucha plata y como pensaba que no la iba a cobrar, pedí el pase y me lo dieron. De allí me fui a Cipolletti, pero jugué poco partidos, porque me echaron ante River (fue el día que hizo un gol) y me dieron seis fechas por insultar al juez de línea", declaró el tandilense, siendo este encuentro su despedida de la máxima división del fútbol argentino.

Su carrera continuó por Independiente de Rivadavia de Mendoza, Estudiantes de Río Cuarto, Deportivo Galicia de Venezuela, Santamarina y Atlético Ayacucho, donde se retiró.

Tras abandonar los botines, tuvo un corto paso como DT dirigiendo a Independiente de Lobería y después "ya me aleje del fútbol, tras entrar a trabajar en una cadena de supermercado porque los horarios ya no me coincidían", comentó. "Trabajé en General Villegas, Florentino Ameghino y América, entre otros; luego esa cadena fue comprada por ‘La Anónima' en 2001 y después de un tiempo, la dirigencia de esta empresa me trasladó a Azul, donde estuve hasta fines del año pasado", concluyó.

Esta nota habla de: