A 26 años de la partida de Ayrton Senna

El 1 de mayo de 1994, el ídolo brasileño se estrelló con su Williams contra el muro de Tamburello. Una pieza del brazo de suspensión se desprendió y le atravesó el casco.

El brasileño Ayrton Senna, triple campeón de la Fórmula 1, y considerado por el mítico argentino Juan Manuel Fangio como el "número uno" en la especialidad que ambos abrazaron con pasión y talento, murió en Italia el 1º de mayo de 1994, y se convirtió en leyenda.

Senna fue tan grande que el balcarceño Fangio, quíntuple monarca de la F1, respetó y admiró, y en un podio de 1993 en Brasil, con Senna ganador, fue el último día que se vieron los dos entrañables amigos. En ese momento, cuando Senna vio al "Chueco" bajó unos escalones y, tras el abrazo, le dijo a Damon Hill, segundo, y Michael Schumacher, tercero: "Ninguno de nosotros puede estar por encima de usted". Y la respuesta de Fangio fue: "Vos sos el número uno".

Un año después, llegó el fatídico día. Por la tercera fecha del calendario de la F1 se corrió el Gran Premio de San Marino en Imola, Italia, donde el brasileño se estrelló con su Williams contra el paredón de la curva Tamburello.

Senna iba en punta, y en la sexta vuelta su auto siguió de largo, rebotó contra un paredón, dio un par de vueltas sobre su eje y quedó detenido. Y también los corazones de los fanáticos del automovilismo se paralizaron, porque el terrible impacto, a más de 200 kilómetros por hora, dejó sin chances al tricampeón del mundo de salir con vida y, aunque muchos dijeron que Senna murió camino al hospital, dejó su vida en la "maldita" Tamburello.

Rápidamente, los técnicos comprobaron que un brazo de suspensión de su Williams F16 atravesó el casco de Senna, y eso fue letal para el brasileño, que fue llevado en helicóptero al hospital de Maggiore de Bolonia, pero el silencio de la multitud en Imola decía mucho más que mil palabras.

Se marchó al cielo un ídolo de Brasil que estuvo a la altura de Pelé y jamás será olvidado.

Esta nota habla de: