Se cumplen 25 años del ascenso de Estudiantes, un equipo que hizo historia

Este 12 de mayo, se cumplen 25 años del ascenso de Estudiantes´de La Plata, aquel equipo que de la mano de Miguel Angel Russo y Eduardo Luján Manera hizo historia en el Nacional B de la temporada 1994-1995, pero que más allá de la vuelta a la Primera División del fútbol argentino, marcó el regreso del club a sus raíces y significó una refundación institucional.

El desahogo llegó 5 fechas antes del final del certamen, cuando el "Pincha" venció en su vieja cancha a Gimnasia y Tiro de Salta por 1 a 0 con gol de José Luis Calderón, el artillero de la categoría, y horas después con otros resultados de sus perseguidores hicieron que el sueño se convierta en realidad.

La gran figura de ese equipo fue Rubén Capria. El "Mago" después de secarse las lágrimas en aquel vestuario de Lanús se puso el equipo al hombro y recordó: "después de todo lo que vivimos fue un año muy disfrutable, fue un equipazo, el grupo tenía mucha química dentro y fuera de la cancha, el equipo contagió de adentro hacia afuera".

"Funcionaron todas las patas de la mesa de las que siempre se habla en el fútbol y haber sido parte de ese momento fue algo realmente hermoso, cada uno tenía definido su rol, sabía que tenía que hacer y hubo un gran respeto por la pelota, por el fútbol bien jugado a pesar de todas las responsabilidades que teníamos", agregó el nacido en General Belgrano en diálogo con Télam.

Uno de los refuerzos que eligió la dupla fue a Juan Manuel Llop, quien aportó su experiencia, su personalidad, jugó 41 partidos de los 42 del torneo y rememoró: "Pasamos un año muy lindo desde todo punto de vista, era un grupo muy solidario".

El "Chocho" dijo que "el único objetivo que teníamos era ascender y no teníamos otra posibilidad. Nos costó al principio adaptarnos. Había chicos que había sufrido el descenso pero que tenían un gran sentido de pertenencia, otros que empezaron a aparecer más los refuerzos que llegamos a aportar nosotros. Fue un tiempo fantástico, donde me quedaron relaciones para siempre de un grupo que tenía cualidades humanas muy altas".

José Luis Calderón fue el goleador del equipo y del campeonato, otra de las figuras relevantes junto a Capria. Eran los símbolos de un equipo, que rompió todos los récords de la categoría.

La base de la gran campeña fue con Gustavo Bossio; Leonardo Ramos, Juan Manuel Llop, Edgardo Prátola y Ricardo Rojas; Claudio París, Juan Sebastián Verón, Manuel Santos Aguilar y Rubén Capria; Mariano Armentano y José Luis Calderón.

Precisamente Mariano Armentano, autor del primer gol en la categoría ante Chacarita el 17 de septiembre del 94 en el empate 1 a 1 como local, destacó que "llegamos al vestuario tras el primer tiempo que nos costó mucho y Russo nos dijo bienvenidos al Nacional B, creo que fue una frase justa en ese momento, porque nos ubicó donde estábamos parados".

El ex Vélez contó: "Fue inolvidable en lo deportivo, en lo emocional, fui parte de un grupo de personas y jugadores increíbles. Es un orgullo que me guardo haber sido parte de ese momento. La gente nos dio una mano muy grande, porque llenó todas las canchas y sacábamos a los rivales de sus campos chicos y eso habló de lo grande que es Estudiantes".

"Fue un equipo que lo hicieron todos, por ejemplo Martín (Palermo) recién aparecía jugó poco y después hizo una carrera impresionante, como tantos otros. Además tuvimos dos técnicos que fueron un lujo en todo sentido como Eduardo (Manera) y Miguel (Russo)", resaltó el atacante.

Los números fueron contundentes, sumó 65 puntos (todavía eran dos unidades por partido ganado), producto de 27 victorias, 11 empates y sólo 4 derrotas. Lo siguieron Atlético Rafaela con 54 y Colón con 52. Calderón, con 26 tantos, fue el goleador del equipo y del torneo.

A 25 años de aquél equipo que aún en el ascenso marcó una época en la historia de Estudiantes y una reflexión final de su máxima estrella, Rubén Capria: "en el deporte como decía Alfredo Di Stéfano es fundamental enamorar a la gente y eso equipo más allá de las cifras, de los números, logró eso, se ganó el corazón del hincha y eso es para siempre".

(Télam/DIB)

Esta nota habla de:
Más de MEMORIA EMOTIVA
Piazza volvió, después de seis años, a gritar campeón
MEMORIA EMOTIVA

Piazza volvió, después de seis años, a gritar campeón

Proseguimos recordando las últimas treinta temporadas de la Liga de Azul. En esta ocasión, le toca el turno a 2003. El industrial, que fue el ganador del Clausura, superó en la final a Cemento (vencedor del Apertura) y de esta manera se consagró como el mejor equipo del fútbol local de ese año.
En memoria de Mauricio Espasandin
MEMORIA EMOTIVA

En memoria de Mauricio Espasandin

La muerte del chillarense fue otro cimbronazo que vivió el mundo del fútbol azuleño. El pasado lunes el "Gallego", ex jugador de Independiente de Chillar, falleció tras pelear contra el COVID-19.