Vivencias y anécdotas de Legnani sobre la victoria de Reutemann en Mónaco

El periodista Carlos Alberto Legnani, el decano de los especialistas de automovilismo en la radiofonía argentina, trasmitió el histórico triunfo de Carlos Reutemann en el Gran Premio de Mónaco 1980, solamente "con una mesita y el teléfono" desde boxes del circuito callejero de Montecarlo.

A cuarenta años del recordado éxito del santafesino en la Fórmula 1, "Caíto" Legnani narró la particular manera en la que llevó las alternativas de la carrera para "Campeones", que se transmitía por Radio Splendid.

"Viajé solo, sin apoyo logístico y técnico. Llegué la noche anterior, desde Niza, en tren hacia el Principado. Trasmití desde boxes, con una mesita y un teléfono", describió a Télam el periodista pampeano.

Con un bagaje de 50 años de trayectoria en emisiones radiales, el oriundo de Winifreda reveló haber observado "uno de los triunfos más emocionantes" de la carrera del "Lole" en la máxima categoría automovilística.

"Estuve en 11 de las 12 victorias de Reutemann en Fórmula 1. La de Mónaco fue una de las mejores porque no tenía auto para ganar", indicó en referencia a que el Williams número 28 asomaba con inconvenientes en la caja de cambios.

"Todas las peripecias que viví para llegar a Montecarlo se compensaron porque viví una de las mejores sensaciones en mi carrera periodística", reconoció Legnani, que en la zona de boxes pude sacarle "algunas impresiones" al hoy Senador de la Nación.

"Todos sabemos de la parquedad y la frialdad del 'Lole', pero ese día lo noté muy conmovido", evocó el periodista, que también destacó la camada de pilotos que interactuaron junto al santafesino en una época "en la que la Fórmula 1 presentaba 15 candidatos a ganar por carrera, por la paridad que había".

Por su parte, Néstor Straimel vivió esa competencia como enviado especial de la revista El Gráfico. Y el también ex navegante de Rally de figuras de la talla de Jorge Raúl Recalde y Rubén Luis Di Palma, entre otros, contó que el triunfo adquirió "un valor superlativo" porque Reutemann "tenía prácticamente empañada" la visera del casco, a causa de la lluvia.

"Cuando hablé con él (Reutemann) en el motorhome de Williams me dijo eso", reveló ante la consulta de Télam.

"Llevó el auto con la punta de los dedos para no golpearse con las vallas de contención", agregó el periodista que disfrutó con "una tarea especial", a partir de la resonante victoria.

"No me costó nada teclear 16 páginas para El Gráfico, pero hoy sería más fácil con la existencia de internet y la tecnología actual", admitió.

"Reutemann era tan detallista que no quedó del todo conforme", apuntó Straimel, quien también evocó una anécdota que pocos conocen respecto del "Lole" y aquella victoria en Montecarlo.

"Como había visto que no había estado bien ese domingo, al lunes siguiente de la carrera se fue de nuevo al circuito y practicó largadas con el Williams", sostuvo el periodista.

(Télam/DIB)

Esta nota habla de:
Más de MOTORES