El padre de Guillermo Pérez Roldán rompió el silencio tras la acusación de maltrato y estafa

Las declaraciones de Guillermo Pérez Roldán siguen sorprendiendo al mundo del tenis argentino, como así también a nivel mundial, porque las fuertes confesiones sobre el maltrato físico que sufrió de parte de su padre Raúl cada vez que perdía un partido están en todos los portales informativos. Hablaron colegas y entrenadores, entre otros, pero faltaba la palabra del otro protagonista, a quien su hijo también lo acusa de haberle robado entre 4 y 5 millones de dólares.

En diálogo el diario La Nación, Raúl Pérez Roldán respondió con evasivas a los dichos de su hijo, que a los 50 años decidió romper el silencio y contar una problemática que le provocó mucho sufrimiento y dificultades económicas. "Es una cuestión familiar", se excusó ante la consulta periodística.

"Yo no quiero dar ninguna opinión, ninguna defensa y mucho menos en contra de mi hijo o a favor mío. Este es un asunto familiar que se tiene que arreglar familiarmente, pero como en casi todas las oportunidades, el periodismo daña. Y entonces yo no voy a emitir opinión", respondió Raúl Pérez Roldán a este medio capitalino, medio en el que su hijo Guillermo había contado su verdad.

"Yo no compro ese diario y no lo vi, y como digo, son cosas familiares y para arreglarlas familiarmente, internamente", agregó el ex entrenador y formador de tenistas en Tandil.

"No voy a hablar con nadie primero para avisarle si voy a hablar o no. Es, como repito, un tema absolutamente familiar. Ni una, ni media, ni un cuarto de palabra en contra de Guillermo ni en defensa de lo que él haya dicho. Nos juntaremos en alguna oportunidad. Chile está complicado con el coronavirus, nosotros también y no es el momento. No se puede viajar. Así que esto, indudablemente, no se puede hablar por teléfono y ya veremos. Es todo", finalizó.

Guillermo Pérez Roldán vive actualmente en Santiago de Chile, donde hace poco fue papá en su segundo matrimonio.

Cabe recordar que el tenista le dio una entrevista a La Nación y a través de audios de WhatsApp, decidió acusar a su padre por maltrato físico y estafa.

En su declaración, el ex tenista que llegó a ser número 13 del mundo, contó que su padre le pegaba "trompadas en la boca" o lo golpeaba en la cama "con un látigo" cuando perdía un partido en el circuito profesional. También denunció que cuando se retiró le vaciaron la cuenta bancaria y le faltaron "4 o 5 millones de dólares".

Esta nota habla de: