ENTREVISTA

La cuarentena no impidió que Hernán Daulerio dejara de producir

La historia de esta profesión a nivel local tiene al hijo de "Manolo" Daulerio como uno de sus nombres destacados, reflejando los momentos salientes de los hechos deportivos en los últimos 15 años. El hombre de "Daulerio Producciones" contó sobre sus inicios en este camino y cómo explora una actividad que requiere de la creatividad y el entusiasmo.

Por Ezequiel Zabalza

ezabalza@diarioeltiempo.com.ar

Antes de la pandemia, Hernán Daulerio tenía una vida agitada. Se levantaba temprano para afrontar sus tareas durante el día, que consistía en producir y conducir los programas creados por la productora "Daulerio Producciones". Con la cuarentena por coronavirus, la innovación periodística fue uno de los desafíos de esta empresa para mantener su audiencia ya que se dejaron de realizar eventos deportivos y, sobretodo, actividades relacionada a la agropecuaria, sector que también se le brinda cobertura.

Para adentrarse en este asunto, y además por ser el Día del Periodista, EL TIEMPO dialogó con Hernán Daulerio, a quien el aislamiento social no le impidió seguir proyectando su marca, ya que dentro de pocos días estará inaugurando una página web, donde subirá todos los contenidos periodísticos creados por la productora, como el programa "Somos Deportes" y "Abriendo Surcos", entre otros. También se podrá escuchar en vivo los programas de radio que realiza esta empresa.

Haciendo un poco de historia, el apellido Daulerio tiene un largo camino en el mundo periodístico que brinda información en la ciudad. La historia comienza con su padre Manuel Angel Daulerio, alías "Manolo", quien comenzó en los 70' en programas radiales y a principios de los 80' entró a trabajar en Canal 2, llamado "TV2" (Azul Cablevisión Color), que después de un largo tiempo pasó a llamarse "Somos Azul". Fue en ese tiempo que el más chico de los hijos de "Manolo" empezó a deambular por el canal. "Desde que tenía cuatro años que vengo acompañando a papá en este medio", agregó y enseguida recordó su primera experiencia en relación al periodismo. "Con mi hermano Marcos en 1988 grabamos un partido de Racing que lo imaginamos. Recuerdo que él relataba el gol del uruguayo Rubén Paz y luego yo le comentaba la jugada", detalló sobre esa práctica que muchos años después la cumpliría en un partido oficial de la Liga de Fútbol de Azul.

En cambio su primer trabajo oficial en un medio llegó 1992, que no fue con un micrófono en una de sus manos, sino "que me dieron una cámara para grabar las pasadas de los autos del Turismo Carretera por la S del ciervo" (tradicional trazado del Autódromo de Buenos Aires), que después se compaginaba para ser emitido en el programa "Cuentavueltas, que cubría todo el automovilismo nacional y de la zona", dijo, sin antes recordar la frase que le manifestaron para filmar: "Me dijeron apretá acá (en alusión a la cámara) cuando pasan los autos y pará cuando terminen de pasar".

Sus inicios laborales en radio y televisión 

"En 1995, con 15 años, empecé con un programa de radio en FM Sitios (que estaba en la Avenida Mitre, entre la Avenida 25 de Mayo y Necochea), que salía los domingos a la mañana y era sobre interés general", comentó para luego indicar que en 1997 empieza a salir al frente de una cámara de la mano de "La Hora del Vóley", cuando la ciudad tenía a Azul Vóley, como representante en la Liga Nacional. "Hacíamos un programa en vivo los martes a las 21 y lo conducía con 17 años. Por eso considero que esta vocación se fue dando de forma natural, porque desde chico ya estaba dando vueltas por el canal y para mí era normal ir, sentarse y hablar para los seguidores del canal", aportó sobre esa experiencia, que "de ahí en más", vinieron varias "cobertura de fútbol y de vóley", siendo este último deporte que le permitió recorrer varias provincias.

"En 1998 nació la productora Daulerio Producciones y empezamos a trabajar de manera independiente", contó para luego destacar que a partir de ese año "nos hacemos cargo de continuar la tradicional fiesta de "La Noche de los Elegidos", un evento que premia a los mejores deportistas locales de diferentes disciplinas durante ese periodo. Vale recordar que esta idea nació en 1983 a través de las diferentes emisiones del histórico programa llamado "El Tercer Ojo", que cubrió todo el deporte de Azul, como así también del ámbito nacional.

Padre e hijo trabajando juntos.

En la actualidad, esta empresa cuenta con una radio, la FM 91.7, conocida como FM Max, que está ubicada en Yrigoyen 730, pegado al canal. Desde allí, se emiten los programas como "Voces" y "De Primera", entre otros, que tienen como conductores a Mario Daher y a Hernán Daulerio, respectivamente. En tanto, en el rubro de la televisión, precisamente en el canal local, esta productora tiene su espacio para "Somos Deportes" (de lunes a viernes de 12.30 a 13) y "Abriendo Surcos", (sábado de 13 a 14.), dedicado a la actividad agropecuaria.

-¿Te creés un especialista en materia de deportes?

-No, conozco mucho de todo, pero si me tendría que especializar en algo, sería en vóley porque jugué e integré los planteles de Olympikus que terminaron subcampeón y campeón en las temporadas 1999-00 y 2000-01, respectivamente. En ese tiempo, era uno de los seis sparrings del conjunto que era dirigido por Jon Uriarte, por eso considero que se mucho más sobre este deporte porque tuve la formación de este entrenador, que para mí fue el mejor que dio el país, sin dudas. Además, si mañana me llaman de un programa para transmitir un partido de vóley, me siento tranquilo para conducirlo e incluso relatarlo, sea TyC Sports o cualquier otro medio.

-¿Quiénes fueron tus referentes locales?

-Periódicamente lo elijo a mi viejo, quien está en el rubro desde 1974 y es un poco el que me marcó los pasos a seguir, sobretodo en la forma de manejarme en lo institucional. Aunque, no periodísticamente, porque a mí nunca nadie me enseñó nada. En ese sentido, soy un autodidacta, porque todo lo que sé, lo aprendí mirando y algunas cosas que me dijeron y me apuntalaron. Por eso, "hoy por hoy", hago casi todo relacionado al rubro (filamar, edición, operador de radio, conductor, relator, etc.), menos la gráfica, que no tuve las energías de aprender.

En tanto, siguiendo con la pregunta, también considero como a un referente a "Tito" Silva, quien trabajó en la mejor época del canal y conoció a las grandes leyendas del deporte. Hoy retrocediendo en el tiempo creo que él fue, dentro de lo deportivo, importante para la sociedad, al igual que Mario Daher, que está con nosotros en la radio y que en su momento hacia el programa "Tercer Ojo", junto con mi papá.

-¿Qué hechos deportivos locales te marcaron de por vida?

-Los años 2000 y 2001 de Olympikus, porque estuve en ese plantel como sparring y, periodísticamente, cubrí varios partidos, como aquel famoso punto del brasileño Rodrigo Giuliani contra el Club de Amigos, que le permitió a Azul ganar un título a nivel nacional, además, de ser el último logro importante a nivel equipo en la ciudad. Porque si hacés memoria, sacando las actuaciones individuales de María Eugenia Giggi, Julio Piñeiro (estos dos en atletismo) y Federico Delbonis (en tenis), el único deporte en equipo que dio alegría a Azul, tanto a nivel nacional e internacional, fue el vóley. Con Olympikus siendo ganador y subcampeón de la liga nacional y Chacarita (campeón nacional 1992 y 1993) que también obtuvo logros nacionales y se subió al podio en el Campeonato Sudamericano de Clubes, que se realizó en Brasil, cuyo ganador fue el equipo local Banespa. Ese "Chaca" tenía en su plantel a jugadores como Ferraro (hoy DT de las Panteras) y a Jon Uriarte, entre otros. Gracias a esos logros, durante mucho tiempo a la ciudad se la denominó la capital del vóley, ya que en su momento fue escenario territorial del ProNaDe (Programa Nacional del Desarrollo), que aspiraba a forjar las nuevas camadas de jugadores entre 14 y 15 años, quienes venían de todos lados del país. De ese semillero surgieron grandes jugadores, por ejemplo, Guillermo García, quien después sería figura en Bolívar.

Con todo ese recorrido y momentos vividos, considero que el vóley fue el deporte que más se destacó en Azul en los últimos 30 años.

La foto de Hernán Daulerio junto a su hijo Manuel Andrés.

-¿Toda esta hegemonía del vóley que tenía Azul, se rompe con el proyecto de Marcelo Tinelli en Bolívar?

Si yo creo que sí, que uno de los motivos fue el nacimiento de Bolívar Vóley de la mano del "Cabezón", pero también lo fue la partida de Jon Uriarte, que se alejó de Olympikus para dirigir a la selección australiana de vóley. Este entrenador era un referente para los voleibolista, quienes venían a Azul porque estaba él; ‘era como te llamara Carlos Bianchi' (exitoso entrenador de Boca Juniors a fines de los 90' y principios del 2000), digo trasladándolo al fútbol. Cuando se va Uriarte, creo que se perdió la calidad de jugadores que venían, entonces, no se empezaron a dar los resultados deportivos. Y volviendo al tema de Tinelli, lo que también afectó fue lo económico. Siempre recuerdo que Rodrigo Giuliani, que era el que más cobraba, percibía un sueldo de cinco mil dólares. Sin embargo, en Bolívar, el sueldo más bajo era 12 mil dólares. Para la dirigencia azuleña y al igual que el resto de los equipos del interior les resultó difícil competir en igualdad de condiciones. Él (por Marcelo Tinelli) rompió con esa hegemonía.

-Lo que más te gusta del periodismo deportivo actual.

-Y el fútbol. A pesar de que me iba a tomar un año sabático, porque no tenía pensado cubrir el fútbol local. Pero en tiempos de cuarentena, si se extraña este deporte, que es un poco mi debilidad. También me gustaría que vuelva el vóley en ese esplendor, como en las viejas épocas, y hacer coberturas de ese nivel.

-Y lo que menos te gusta.

-Me gusta todo lo relacionado al deporte. Lo que no me gusta es esta situación que estamos viviendo, porque nosotros vivimos del trabajo independiente. En ese sentido, este parate nos afectó en lo económico. Hace pocos días, mantuvimos una charla con mi padre de cómo seguir adelante. Nos afectó bastante, por ejemplo, antes de la pandemia, teníamos más de 40 publicidades y en la actualidad contamos con menos de 30. Igualmente, más allá de eso seguimos en este rubro porque nos gusta.

-¿Tenés algún sueño pendiente como periodista?

-La meta que hubiese tenido es haber trabajado en algún medio nacional, que en su momento casi logro la oportunidad, pero la deje pasar. Podría haber formado parte del staff de relatores de Fútbol Para Todos. Recuerdo que a través de un nexo, envié como presentación un relato de un clásico entre Alumni y Athletic. Parece que le gustó y me llamaron para que haga una prueba, la cual no hice, porque me hubiese costado dejar la ciudad. Tampoco no sé si iba a entrar o no, aunque en ese momento me sentía confiado para relatar un encuentro de primera división. Pero deje pasar esa oportunidad y como dice el refrán: "El tren pasa una sola vez". Si vos lo dejas pasar, el problema es tuyo.

-¿Habrá más Daulerio en los medios?

-Creo que mi hijo Manuel Andrés, que tiene cuatro años y medio y me acompaña siempre a la radio, tal vez continúe en un futuro con este proyecto. Hoy te lo defino como un "cararrota", y esa definición es esencial en el rubro nuestro. Es la luz de mis ojos...

Esta nota habla de: