ENTREVISTA MANO A MANO

"Deportivamente, las bochas son mi vida, hace más de 40 años que juego"

De esta manera explicó Hugo Milione lo significa este deporte para él. El jugador, que comenzó en El Trébol, pasó por San Lorenzo, Vélez, Deportivo Azul, El Ancla y San Martín, es uno de los mejores de esta ciudad y ha conseguido, a lo largo de su extensa carrera, varios títulos a nivel local y provincial.

Las bochas pueden parecer para él que no lo practica un deporte que no cautiva y que no tiene emoción, pero el que lo práctica va a decir todo lo contrario y que una vez que comenzás a jugar no podes dejarlo y te atrapa y pasa a ser parte de tu vida. De eso puede dar fe Hugo Milione, que comenzó a jugarlo hace más de 40 años y todavía lo sigue practicando a gran nivel y es considerado uno de los mejores jugadores de la ciudad.

El bochófilo ha tenido la oportunidad de jugar en su extensa carrera con muy buenos jugadores y eso lo llevó a ir creciendo en su juego y por su preciso arrime fue elegido para compartir equipos con ellos y eso le dio la oportunidad de integrar conjuntos que consiguieron muchos títulos y que quedaron dentro del al historia dentro de la Asociación de Bochas de Azul.

EL TIEMPO lo convocó para conocer un poco sobre su historia y que "fue algo casual" de cómo llegó a practicar este deporte y que "deportivamente son mi vida, hace más de 40 años que juego".

Entre sus tantos logros, el más importante es el título provincial de Pareja Primera Categoría, que consiguió con Lucas Romero y Emmanuel Lis. El bochófilo recordó que "sólo jugué 4 manos y creo que fueron las mejores que jugué en mi vida" y nos permitió "ganarle a Bahia Blanca por 15 a 13, luego de ir perdiendo 11 a 4".

- ¿En que barrio naciste?

- Nací en el barrio Del Carmen. Fue una infancia que realmente hoy ya no se vive más. Estamos hablando de 50 años atrás, donde era normal jugar con los chicos en la calle a distintos juegos. Lo que más divertía era jugar a la pelota.

- ¿El fútbol fue tu primer deporte?

- Si, comencé a jugar en la Sexta de Chacarita, cuando se jugaba los domingos a la mañana con las heladas, eso era algo tremendo. Tuve de compañero a Orlando Peralta, pero yo era más o menos, pero integramos una sexta que salió campeona, en la que estaba el "Cabezón" Albanese; éramos un grupo muy lindo de chicos y nos dirigía el "Longa" Monticelli. Yo tenía dos puestos, era arquero y nueve, jugaba en esos dos puestos que era muy distintos; como me dedique a jugar a las bochas, el fútbol no era mi futuro jajajaja

- ¿Cómo te fuiste acercando a las bochas?

- Fue algo casual. Tenía a mi tío -hermano de mi viejo- Filippetti que vivía enfrente al club El Trébol y en esa época, que tenía 13 o 14 años, íbamos a visitar a los parientes con mis padres. El me cruzaba al club y en esa época las bochas eran un furor.

Se jugaba mucho, además de los partidos, a la tapada y el arrime. En el arrime había que arrimar la bocha a un círculo, de punta de punta de la cancha, y el que ponía más bochas adentro del círculo ganaba. Esos juegos se usaban mucho en esa época. Nosotros para recordar esos juegos, lo hicimos hace ocho años aproximadamente en Vélez, donde anduvo bien pero luego no se hizo más.

Empecé a los 13 años y recuerdo que en mi primer torneo de arrime salí segundo. Bochar nunca lo había hecho porque era muy chiquito y gordito, así que sólo arrimaba. Me empezó a gustar y cada vez me acercaba más a jugar.

- ¿Ahí ya empezaste a jugar?

- En esa época estaban los equipos de juveniles y todos los clubes tenían dos equipos y participaban 15 o 16 clubes. Además, de los torneos locales había campeonatos provinciales. Me empecé a proyectar y creo que me ayudo que andaba bastante bien y eso me llevó a que me entusiasmara.

"Llegar a Primera era algo muy difícil"

- ¿En esos inicios tenía alguien que te aconsejara o todo lo ibas aprendiendo de mirar jugar a los grandes?

- Había gente y más dirigentes que ahora. Había más entusiastas y más gente comprometida con los chicos. Había otra actitud. Me acuerdo de Carlitos Ruí, era una persona que te llevaba y te invitaba a jugar con él. Nosotros, los más chicos, necesitábamos que nos hagan jugar con ellos, porque muchos grandes no querían jugar con chicos. Siempre tenés que tener alguna persona que te lleve. Eso era algo muy lindo y especial poder compartir una cancha con los grandes.

- ¿Cómo fueron esos primeros torneos?

- Fueron tremendos. Hasta que me solté era ir a la cancha con unos nervios terribles y esas son etapas que tenés que quemar. Además de haber muchos jugadores, había mucha gente mirándote y con 13 o 14 años tenías que superar de jugar con las barandas llenas, porque en esa época éramos muy tímidos.

Luego de jugar en Juveniles y que ya te miraban con otros ojos debuté en Tercera. Estuve en esa divisional, ya era una hazaña pasar a segunda como suplente, y llegar a Primera era algo muy difícil. Por suerte puede conseguirlo luego de varios años.

- ¿Jugabas mucho en esa época?

- Era insoportable. Vivía con las bochas en las manos. Eso nos pasó a todos de esa camada, creo que Rubén Tolosa y yo somos los únicos que seguimos jugando de esa época. Él es 2 o 3 años más grande que yo y ascendió rápido a Primera, porque era un jugador que siempre se destacó.

Había que andar mucho para poder ir progresando en las categorías porque había muchos jugadores y de gran nivel. Eso hacía que la competencia fuera muy buena y te ayudaba para mejorar.

- ¿Cómo sentiste al llegar a Primera?

- Fue algo muy deseado. Lo valoré mucho más porque me costó mucho conseguirlo y era tocar el cielo con las manos. Había muchos pasos entre el inicio y llegar a la Primera, había que esforzarse y te aseguro que costaba un montón.

- ¿A qué edad llegaste a Primera?

- Fue a los 23 años. Luego de casi 10 años de estar jugando y eso demuestra que tenías que atravesar mucho camino para poder llegar a la máxima categoría, eso es algo que ‘hoy en día' no se da.

"Se armaban muy lindos torneos"

- ¿Con quién jugabas en esos años en El Trébol?

- Ahí empezamos a tener muy buenos equipos y a ganar. Tuve la suerte de compartir el equipo con Jorge Romero y "Chiquín" Martino, ellos dos estaban un escalón más arriba. Ese equipo lo armó el Armando Filipetti. Con "Chiquin" estábamos en el club y vino Jorge, desde Chillar. Ese equipo estuvo unos años ganando casi todo.

Pero había muy buenos jugadores en esa época como Carlos Sotes y Rubén Tolosa. Todos los equipos tenían buenos jugadores y se armaban muy lindos torneos.

- ¿Cómo continuó tu carrera?

- Yo tuve la suerte de andar en varios clubes. Luego de El Trébol donde estuve como 8 o 9 años, me vinieron a ver de San Lorenzo para jugar con Rubén Tolosa, ahí estuve varias temporadas.

Como todos los clubes tenían su bochador y al ser arrimador me venían a buscar para que vaya a jugar. Van armando equipos y te van a ver y así fui integrando buenos equipos.

Después llegó mi primera etapa en Vélez, en ese club es donde más jugué en mi carrera. En ese periodo estuve cuatro años, y luego pasé a Deportivo Azul para jugar con Carlos Sotes, volví a Vélez y luego dejé por un tiempo

"Ni pisé una chancha de bocha"

- ¿Por qué dejaste?

Por el trabajo. Trabajaba en un supermercado y según el dirigente que estaba en la Asociación de Bochas te daban la posibilidad de que te esperen o no para comenzar los partidos. En esa época no me esperaban, me renegué y dejé por un tiempo.

En ese periodo ni pisé una cancha de bocha porque no podía entender porque no podían esperarme que salga de mi trabajo para poder jugar. Pero bueno era la idea de un dirigente y la tenía que respetar.

Hugo Milione hizo un viaje al pasado. (Foto: Nicolás Murcia)

- ¿Cómo y dónde se dio el regreso?

- En el Club El Ancla. Todo fue por una amistad con "Tito" Otero que era dirigente de ese club, que era una continuación de Fanazul, que fue un grande y un club tremendo. Ahí volví a jugar. Me empezaron a entusiasmar para jugar y que iban armar un gran equipo, junto a Carlos Sotes y Rubén Tolosa. Me entusiasmé, fue un cambio de aire y no paré más.

Luego de eso inicié otro ciclo en Vélez, de aproximadamente 10 años, que duró hasta el año pasado que me fui junto a Lucas Romero, a jugar para San Martín.

- ¿Cómo fue el cambió de Vélez a San Martín?

- Todavía creo que deportivamente no estamos adaptados. La gente es extraordinaria pero todavía no pudimos lograr los resultados que queríamos, pero sólo estuvimos un año más. Pero veníamos de ganar en los últimos 5 años en Vélez y tal vez cuando más queríamos no lo pudimos lograr.

En ese año, si bien no ganamos dentro de la Asociación, nos impusimos en un clasificatorio, en el zonal y salimos campeones provinciales, si bien lo ganamos representando a Azul y no a San Martín, lo conseguimos siendo jugadores de San Martín.

En ese torneo ganamos los cinco partidos del selectivo, después nos impusimos en los dos del zonal frente a Olavarría (el local) y Alvear; en el Provincial nos quedamos con los cinco partidos, en total estuvimos invictos los 12 partidos, y salimos campeón que es nuestra categoría: Segunda.

"Tuve la suerte de andar bien en los individuales"

- Para conseguir buenos resultados en los torneos individuales, ¿Cómo hiciste para mejorar tu bochazo?

- Empecé a entrenar de manera distinta y tirar más bochazos. Porque al jugar en pareja o tríos uno casi nunca tiene que tirar un bochazo, pero al jugar sólo tiene que empezar a practicarlo porque lo utilizas mucho más.

Tuve la suerte de andar bien en los individuales porque tenía el arrime y le agregaba un poco de bochazo. Sostengo que para ganar un Individual necesitás un 60% de arrime y 40% de bochazo o por ahí un 70-30 y mal no me fue.

Por ahí el bochador neto obtuvo pocos campeonatos Individuales porque le cuesta más, por eso siempre sobresalió más el que tiene arrime.

- ¿Cuál fue el jugador más completo que viste?

- Acá en Azul el más completo, por ahí alguno me va a decir que no tenía un buen juego de fondo, pero para mí fue Carlos Sotes. Tenía mucho arrime y mucho bochazo, por eso fue el jugador el que más ganó campeonatos Individuales, ahí se ve quién es el más completo por más que te digan que le faltaba algo, las bochas se basan en arrime y bochazos, después lo otro se suplanta.

"Sostengo que el nivel antes era mucho mejor"

- ¿Qué diferencias vez entre las bochas de tus inicios y este?

- Es contradictorio. Yo sostengo que el nivel de antes era mucho mejor, pero lo que se logró ahora en resultados no se logró antes, eso me hace pensar que el nivel fue para toda la provincia de la misma manera, porque nosotros logramos títulos provinciales que antes no habíamos conseguidos. Creo que el nivel bajó en todos lados.

- Con los cambios reglamentarios ¿Se mejoró el juego?

- No sé. Fueron emparejando más que nada y lo hicieron para abajo. Antes un bochador no podía hacer más de tres pasos y ahora podes llegar a siete metros haciendo los pasos que vos querés y con bocha más chica.

En cuanto a las bochas más chicas y livianas eso fue productivo para las mujeres y para los chicos, pero hay jugadores que todavía no se han acoplado para tirar un bochazo con esas bochas más liviana que se mueven mucho más.

"Jugaría toda mi vida en cancha sintética"

- ¿Cómo te preparas para los partidos?

- Depende de cada uno. Yo estoy todo el día pensando en ese partido, si me toca ir a tal cancha me imagino cómo va a correr o por donde va a ir la bocha. Por ahí a la noche no podés arrimar por más que lo pensaste.

Después de acuerdo a cada jugador vas cambiando el juego y a veces lo podés lograr o no. Cuando me tocaba enfrentarme a "Pelusa" Leiva, a él le encantaba bochar y bochar y vos sabías que a bochazos no te iba a ganar, entonces tenías que tener la tranquilidad para ir superando los distintos momentos del partido. Hay jugadores que no le gusta bochar cerca, entonces le jugas lejos. Todos tienen sus pro y contras y acá nos conocemos todos.

- ¿Y con la cancha cómo es?

- Acá en Azul ya las conocemos y sabemos por dónde va a correr más o menos la bocha. Por ahí afuera cuesta más, pero en esos lugares cuando vas a practicar te vas dando cuenta los secretos que tiene.

- ¿Cuál es mejor la cancha sintética o la de arena?

- A mí me gustó y jugaría toda mi vida en cancha sintética, porque tengo pulso y me encanta. Considero que es más fácil que la de arena. La forma de jugar la bocha en la sintética tiene tres o cuatro maneras, en cambio en arena es todo distinto. En otros lados hay canchas que son muy difíciles.

" Son partidos especiales"

- ¿Cómo se viven los partidos con Olavarría?

- Son partidos especiales. Antes cuando íbamos a jugar los zonales se llenaban las canchas, con mitad de gente de cada una de las ciudades. Casi siempre las finales de esos zonales eran con Olavarría y el local era el que muchas veces ganaba, aunque hubo épocas que nosotros ganábamos allá y ellos acá.

Olavarría siempre tuvo grandes jugadores y capaz que más que Azul. Contó con jugadores como Daniel Tomas que fue campeón mundial, Olmedo que era un cordobés que jugaba un montonazo, esos eran jugadores que traían y si te lo ponían en algún campeonato se complicaba. Si no jugaban ellos era un partido más parejo.

- ¿En Azul se traían jugadores de otros lados?

- Han venido muy poquitos. Acá casi siempre jugamos con jugadores de acá y eso se daba porque los clubes no tenían un poderío económico muy grande y siempre se priorizó a los de acá para no gastar mucho. Hubo algunas excepciones como San Martín, que en su momento trajo a Emmanuel Lis o cuando vino Ezequiel Cañas de Alvear, ellos dos son de Segunda Categoría y no de Primera.

- ¿A nivel provincial quiénes son los mejores?

- Bahía blanca fue uno de los más importantes de los últimos años, aunque siempre tuvieron muy buenos jugadores. En los últimos años se le empezó acercar Zárate, pero no por jugadores propios sino porque lleva jugadores como los Basualdo o Antivero y por eso se metieron en los primeros lugares de la Provincia. Por eso siempre remarco que si Azul consigue algo, lo logra con sus jugadores.

En cambio, Olavarría, que siempre tuvo muy buenos jugadores, pero trajo de otras ciudades y entonces se le hacía más fácil.

¿Cómo ves el panorama de las chicas en el mundo bochas?

-A nivel nacional, hoy se concentra mucho en Córdoba. Por años es una cuna tremenda y es donde hay más jugadores y tienen muy buenos estadios. Después viene provincia de Buenos Aires.

- ¿Qué significan las bochas?

- Deportivamente las bochas son mi vida, hace más de 40 años que juego. En momentos de mi vida tuve dejar cosas de lado por las bochas.

Esta nota habla de: