Lo mejor y lo peor para Hugo Milione

Hugo Milione se enfrentó a un ping pong de preguntas y respuestas, para conocer un poco más cuales fueron los mejores y peores momentos en su carrera deportiva.

- ¿El mejor equipo que integrantes?

- Elijo dos de tríos y dos en pareja. En la primera me quedó con él que integré junto a Martino y Romero, en El Trébol y luego con Jorge y Lucas Romero, en Vélez. En tanto que en dúo selecciono el que formó con Carlos Sotes y otro con mi actual compañero y amigo: Lucas Romero.

- ¿El mejor partido que jugaste?

- Hay muchos, pero no sé si es el mejor pero si es el que más recuerdo. Fue un zonal que se le ganó a Olavarría, que ellos jugaban con Olmedo, Tomas y Maradero, que se jugó en la cancha de El Fortín Tradicionalista y era una final de zonal. El equipo de Azul lo conformaba junto a Jorge Romero y "Chiquín" Martino.

- ¿El peor partido?

- El peor fue en cancha de Racing de Olavarría, ese día no le encontré la vuelta a la cancha. No puse una bocha y jugué 4 manos y salí. También tuve otros partidos muy malos, pero ese es el que más recuerdo.

- ¿El mejor compañero?

- Tuve la suerte de no tener problemas con ningún jugador, pero si tengo que elegir uno me quedó con Lucas Romero, que es un gran jugador y sobre todo porque es mi amigo.

- ¿Jugador al que nunca te gustaba enfrentar?

- Carlos Sotes, porque es un jugador muy completo y siempre era muy difícil tenerlo enfrente.

- ¿El mejor club?

- Me pones en un compromiso. Elijo en el que más tiempos estuve: Vélez Sarsfield. Mi actual, San Martín, soy nuevo y me siento muy cómodo, pero es muy difícil dar una sola respuesta, muy difícil.

- ¿Alguna vez te peleaste dentro de una cancha?

- No, nunca. Yo siempre trate de ser pacifico en ese sentido porque normalmente vos jugas con tu equipo y no te metés con el otro. Acá en Azul no da, existieron jugadores que nosotros le decíamos quilomberos, pero creo que ahora no existen.

A nivel provincial hay un juez en cada uno de los partidos y es el que manda, no hay roces entre los jugadores para nada. No hay nada de eso.

- ¿Perdiste algún partido que parecía imposible?

- Si, jugaba con Lucas Romero y Fabián Siris y fue en una semifinal del Torneo de Parejas contra Rauch. Ganábamos 14 a 1 y lo perdimos. Me quería matar, te dan ganas de dejar todo y es el momento que decís no juego más. Al estar allá, teníamos que quedarnos a la cena que nos habían preparado y después teníamos el viaje, lo que yo quería era irme a mi casa, son cosas que pasan aunque no tan seguido.

Esta nota habla de: