"Me quedo con el jugador porque ser dirigente es muy complicado"

Se transformó en un referente del pádel que en la actualidad sigue en actividad. La peculiar historia de Eduardo García, conocido como el "Peluquero", quien (entrevistado por EL TIEMPO) contó lo que significó ser dirigente de esta disciplina.

Eduardo García en su función como dirigente. 

- También fuiste dirigente ¿Con cuál te quedás, ser jugador o dirigente?

- Me quedo con el jugador porque ser dirigente es muy complicado, porque nunca tenés conforme a nadie. Siempre estás en la mirilla por si hiciste algo o no, por momentos es muy ingrato estar como dirigente.

Si sos dirigentes, todos los fines de semana es ir a pelearte y discutir, sobre todo cuando vas a ver los torneos y tenés que pasar de categoría a los jugadores, porque nunca entienden el motivo de porque uno tomó esa decisión.

- Hace poco cambiaste de Federación ¿Cómo fue el cambio?

- Primero estuve en la Asociación Azuleña, luego estuve en la Federación de Jugadores de Buenos Aires (FEJUBA)y después me fui a la Federación Argentina de Pádel (FAP), es decir como que pasé de Boca a River en el fútbol.

Hace cuatro años hubo un problema con una jugadora en Olavarría en un torneo de FEJUBA y se fueron los fiscales que eran de FAP, porque la primera no tiene y ahí decidí cambiarme. Pero las dos Federaciones viven de los jugadores, es así de siempre. Además, el pádel de un lado o del otro es el mismo.

En el pádel hay mucha envidia, mucha competencia y sobre todo hay muchos opinólogos que hablan como si hubieran jugado toda la vida. Pero el pádel no sólo es lo que pasa en la cancha de 20 x 10, sino que también tenés que tener contactos, saber el reglamento, tenés que saber armar un drop. Tenés que tener jugadores y categorizarlo y explicarle porque no sos de esa categoría. Es muy lindo este deporte, lástima que esté muy manoseado.

Esta nota habla de:
Seguí leyendo
"El pádel para mí es todo"
POLIDEPORTIVO

"El pádel para mí es todo"

Con esta categórica frase, Eduardo García, el "Peluquero", refleja lo que significa para él este deporte. Con el correr de los años, casi cuatro décadas, fue pasando por los distintos momentos de la actividad: el furor en sus comienzos, la caída abrupta y el resurgir en los últimos años de esta disciplina.