El "Turco" Aliz: "Fueron meses muy lindos los que pasé en River"

El ex delantero de Athletic, Omar "Turco" Aliz habló con El Tiempo y se refirió a su paso por River a mediados de los 80', cuando el elenco "Millonario" tenía un equipazo que en un año como el de 1986, lo llevó a salir campeón del torneo local, Copa Libertadores y la Copa Intercontinental.

- ¿Cómo conseguiste la prueba en River?

- Yo después de un partido con Piazza, a la noche viaje a Buenos Aires. La persona que me llevó era muy amigo del vicepresidente de River, "Titi" Di Carlo, y entré de una a cambiarme con el plantel de Primera División.

A la semana, el plantel se fue a jugar la Libertadores (por el encuentro de ida de la final ante América de Cali que se disputó en Colombia), que es el partido en el que el "Búfalo" Funes hace el gol (el otro lo hizo el "Beto" Alonso para la victoria por 2 a 1) y se fueron días antes y yo me quede entrenando con los chicos que se habían quedado acá, entre los que estaban Caniggia, Troglio, Gorosito y yo me sentía uno más, porque sentía que tenía las condiciones para quedarme.

- ¿Cómo fue el trato cuando llegaste con los jugadores consagrados de ese plantel?

- Fue normal y buena. Uno antes podía pensar que me iban a dejar de lado pero era todo lo contrario, siempre había dialogo con ellos, quienes me preguntaban de donde era, que hacía y cosas así. Después ellos hacían su trabajo. Cuando estuve allá me hice amigo de Patricio Hernández. Fueron meses muy lindos los que pasé en River, hasta que me pasó lo de la muñeca.

- ¿Cómo fue la lesión en la muñeca?

- Fue una jugada en la mitad de la cancha en un partido. Me sentía bien e intenté pasar por el medio entre Alfaro y Ruggeri, era imposible pasar por ahí, me cruzaron, me caigo y cuando apoyo una mano intentando seguir la jugada, me pisaron y me fracture la muñeca.

La Revista River refleja lo que vivió el "Turco" con la lesión en la muñeca en la práctica.

- ¿Quién fue el que te pisó?

- Para mí fue Ruggeri. Después de eso Alfaro me dio la dirección de la casa, se portó muy bien, porque yo que llegaba desde un pueblo, él podría haber seguido como si nada y dejar que me arregle como pueda, pero fue todo lo contrario. Fue una hermosa experiencia la que pasé en River.

- ¿Te operaron allá en Buenos Aires?

- Sí, me operaron allá y estuve 60 días con yeso, y con ese tiempo daba todo por perdido y no fui más. Después me volví y conseguí trabajo acá y me quedé.

- ¿Qué diferencia te encontraste?

- Era todo muy distinto, allá se entrenaba mucho más fuerte. La diferencia es muy grande porque tenías médico y psicólogo. A Azul lo tenían como un fútbol chacarero, como lo sigue teniendo, pero el mundo profesional era otro mundo.

- ¿Cómo fue volver a Azul después de haber vivido todo eso?

- Cuando vuelvo me sentía un fracasado. A los 6 o 7 meses que volví me sentía mal, me sentía que había fracasado, fue muy duro volver a jugar acá en Azul, porque uno pensaba en llegar y no volver.

No me dolía tanto por decir que no llegue, sino por la expectativa que tenía de poder ayudar a toda a mi familia, porque tenía primos y parientes, y dentro de mi pensaba que le iba a poder dar una casa a cada uno; yo me hacía una película que no la pude vivir lamentablemente.

Pero mientras estuve allá me sentí muy bien. Tuve mala suerte porque andaba muy bien, sino hubiese entrenado dos o tres veces y me hubiesen mandado para mi casa. Sin embargo, no lo hacían y luego de cada partido me iban diciendo ‘vení mañana', así que estaba haciendo las cosas bien y me iba ilusionando con poder llegar.

Si llegaste hasta acá es porque buscas historias locales, ayudanos a seguir contándotelas.

SUMATE A EN|COMUNIDAD.

Esta nota habla de:
Seguí leyendo
"Después de mi familia, el fútbol es todo para mí"
Fútbol Local

"Después de mi familia, el fútbol es todo para mí"

Con esa categórica frase, Omar Aliz explicó lo que significa este deporte. El delantero que jugó casi toda su carrera en Athletic -su último equipo fue San José- fue considerado, durante varios años, como uno de los mejores atacantes del fútbol de Azul. Con su experiencia, el "Turco" remarcó que "un jugador de Primera de hoy en nuestra época no hubiese jugado por la conducta, por ese motivo no hubiera llegado".
"Marcar un gol en la Bombonera es algo extraordinario"
MEMORIA EMOTIVA

"Marcar un gol en la Bombonera es algo extraordinario"

Lo dijo Mauricio Heim, ex delantero chillarense, de Independiente, Athletic y Alumni, entre otros, quien aprovechó el aislamiento para rememorar su estreno en el estadio Alberto J. Armando, donde la primera división de El Fortín igualó 1 a 1 ante la reserva de Boca Juniors, en 1994, como preliminar del conjunto "xeneize" y Deportivo Mandiyú.