CUARENTENA EN LOS CLUBES

"Estamos realmente muy complicados"

Jorge Ridao, presidente de Alumni Azuleño, que tiene en el fútbol y el hockey sus principales disciplinas, se mostró preocupado por la situación económica del club, que fue afectado por el receso propiciado por el coronavirus.

Se viven tiempos complejos en cuanto a lo económico en el país, dado que el coronavirus provocó el congelamiento de la economía, por lo que las finanzas de los clubes de fútbol están averiadas y su reactivación dependerá de las voluntades políticas tanto a nivel nacional como local. En este caso, las entidades azuleñas, que sufren las consecuencias del cese de las actividades, debido a esta pandemia, se agruparon y con la ayuda de la joven Licenciada en Relaciones Internacionales, Agostina Pérez Guedes, presentaron una resolución que hizo llegar al Concejo Deliberante donde solicita que se analice la posibilidad de eximir a los clubes y entidad intermedias de esta ciudad del pago total de los impuestos de agua y energía eléctrica, al no registrar actividad alguna debido a la emergencia sanitaria.

Finalmente "esta resolución fue aprobada por unanimidad por el legislativo local", dando paso a que se hagan las gestiones correspondientes por parte del "Departamento Ejecutivo para que se les realice una quita en las facturas de ambos servicios, que brinda la CEAL", comentó el viernes pasado el presidente de Alumni Azuleño, Jorge Ridao, en diálogo con Tiempos de Radio, donde también detalló el presente y describió las problemáticas por la que atraviesa el club albinegro, que es similar a la de sus pares.

"Los clubes no la estamos pasando bien. Los problemas de tarifas vienen desde hace tiempo y ahora tenemos que esperar que nos convoque la Cooperativa (por CEAL), para llegar a un acuerdo, que puede ser quita o facilidades de pagos", adelantó el dirigente de la "Ponzoña", siendo el portavoz de los más de 10 clubes que firmaron esa solicitada.

A lo largo y a lo ancho de la provincia, el parate generó problemas económicos en los clubes. Sin actividad, no hay ingresos. Cada uno tiene una situación diferente, determinada por la cantidad de empleados, la masa societaria, el tamaño de sus instalaciones y la cantidad de disciplinas que ofrece. Respecto a este tema, Ridao, comentó que la pandemia de coronavirus complicó las arcas de casi todos los clubes del fútbol azuleño y Alumni no es la excepción.

"Sin actividad, los ingresos han bajado de forma considerable", sostuvo y en torno a los sueldos a los que el club debe responder, explicó que Alumni es el tercer club con más personal registrado, detrás del Club de Remo y del Club Bancario, por lo que a causa de esta crisis sanitaria "hemos tenido dificultades para pagar meses anteriores" en cuanto a la carga sociales, pero espera que en el Congreso se trate una la ley que ayude a solucionar este tema.

Además, aclaró que el albinegro debe mantener tres sedes (estadio, club y Parque Chico), donde en dos de ellas, a esta entidad le entraba dinero por el alquiler de canchas de césped sintético (una está en el gimnasio y la otra en la cancha), que en la actualidad no las recibe como consecuencia de esta pandemia.

En estos tres lugares, en cuanto a servicios como la luz y el agua, "abonamos un promedio de 70 mil pesos mensuales", aportó para luego indicar: "Si sumamos los aportes del personal registrado, más los cuerpos técnicos de distintos deportes, tenemos un gasto mensual que antes de la pandemia rondaba en 250 mil pesos. Y hay que juntarlo y hoy no lo logramos".

El protocolo para que vuelva el fútbol 

El club está totalmente parado en cuanto a los entrenamientos en sus instalaciones, pero las actividades se desarrollan de manera virtual. Desde ya, no es lo mismo, pero es una forma de que los jugadores de Alumni puedan mantenerse en actividad de cara a que esto se reinicie.

Consultado sobre la habilitación del Municipio, que días atrás publicó el protocolo para la práctica de este deporte, Ridao comentó que estuvo reunido con los funcionarios Fernanda Ibarra y Lucas Gaillur "en representación de todos los propietarios de las canchas de papi", que entre ellos se encuentran dos clubes, como "es el caso de Alumni y Piazza", porque el resto "son todos establecimiento privados".

"Vamos a ver como lo podemos cumplir; el fútbol no va ser tan libre como era antes, pero lo bueno es arrancar con algo que pueda generar un recurso", comentó sobre el decreto municipal, que aclara que será únicamente para el desarrollo de las actividades de entrenamiento de fútbol, fútbol metegol, fútbol tenis, penales, arco a arco, entrenamiento funcional y entrenamiento de arqueros/as, orientadas a la técnica individual general y acondicionamiento físico.

En cuanto a los equipos de fútbol que participan en la liga azuleña, el presidente de la "Ponzoña" aclaró que la vuelta a los entrenamientos "no dependerá de nosotros, sino de lo que estipule el Consejo Federal", que es una autoridad ejecutiva y el organismo de la AFA que tiene a su cargo la conducción del fútbol del interior del país. Y respecto a este tema, Ridao recordó que "esta entidad envió a la Liga de Fútbol de Azul un boletín donde se deja en claro que los trabajos en conjunto se retomarán cuando el país -en su totalidad- ingrese en la fase 4" en relación a la pandemia por el coronavirus.

"Si el plantel de Alumni comienza con los entrenamientos, seremos sancionado de forma inmediata por parte del Consejo Federal. Eso le pasó a un club de La Pampa, precisamente a Deportivo Mac Allister, entonces tenemos que tener mucho cuidado con esto", indicó.

Por un lado, "el Consejo Federal no respeta las autonomías municipales porque si el Municipio de Azul dispone que todo el distrito puede realizar actividad física, yo creo que hay una contradicción muy importante con todo esto, pero no lo tenemos que apurar", describió, pero aseveró que "hablando con dirigentes, el fútbol no va a volver" por este año; "olvidemos no, no lo veo de forma inmediata", dijo.

"A mí no me preocupa tanto la inactividad del fútbol", sostuvo para luego agregar que "hasta que no tenga recursos no podemos" comenzar con los entrenamientos, "porque no les voy a poder pagar y se generó una expectativa muy grande con las habilitaciones de varios deportes" que a partir del jueves pasado se pueden realizar más de 10 actividades deportivas. Y respecto a esta actitud adoptada, explicó: "Fui docente de Educación Física y sé la problemática que tienen, me solidarizo con ellos, pero no puedo mentirles, algo que yo no lo haría nunca. No le puedo decir arranquen con las actividades, comiencen a entrenar hockey y fútbol y después no les puedo pagar, entonces, prefiero ser cauto hasta que esto se normalice".

Para el Club Alumni Azuleño, la realidad no difiere de la de otras entidades deportivas. La realidad es que se está haciendo muy difícil poder cumplir con las obligaciones que tiene el club.

Si llegaste hasta acá es porque buscas historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.

Esta nota habla de: