El vacío y el Doctor

Por Carlos E. Garciarena (Cura Párroco de Chillar)

Mi Chillar padece desde hoy un vacío grande y también desafiante de los días futuros. Ha partido hacia el Padre Dios el alma de Amoldo Osvaldo Zabalza "Titina": el "Titina" del nacimiento del automovilismo en Chillar; el "Titina" de la actividad agropecuaria; el "Titina" de la política y la función pública; el "Titina" hombre de consejos; el "Titina" cercano a todos.

Hombre político desde el más profundo humanismo. Como creador de política, sí que tuvo adversarios, pero no enemigos, al menos desde su corazón. Y como rectísimo y transparente funcionario público así lo vivió desde la Delegación Municipal, a fuerza de sacrificio personal nunca publicado ni por él ni por su familia. Defendió desde la política un ideario pero no creó barreras excluyentes; publicitó un "corpus" de ideas políticas, pero jamás dio pie a la formación de grietas separadoras entre él y el que distinto piensa. Hombre de mano abierta y tendida. Lo que Chillar necesitó, en su corazón palpitó y realizó lo realizable sin identificar al necesitado con su palo o con el palo de enfrente, sin reproche alguno, sin esperar "vueltos". Y así llegó a ser Doctor en política ciudadana con un doctorado que se lo otorgó la Universidad de la servicialidad, la Universidad de la grandeza de espíritu.

Con inteligencia simple, práctica y recia al mismo tiempo, con la reciedumbre viril del que en lo fundamental y esencial siempre piensa lo mismo y no "panquequea".

Se doctoró en entregarse a su pueblo sencillamente, sin aires de dramatismo buscó y ello se notó siempre, que Chillar fuera feliz.

Rompió hace ya mucho tiempo con límites que hoy son difíciles de superar: los límites que impone el sector o la partidocracia o la ideología particular con vocación de absolutismo.

"Titina" profesó el "para todos", "al servicio de todos" según vayan cantando las necesidades o aprieten feo las circunstancias. Y así se doctoró en civismo político humanitario. Hizo docencia entre mates sabrosos y conversaciones enjundiosas; consejo práctico, palabra clara, ¡deas sin vueltas: "Déjense de joder, che...a buscar lo que le hace bien a todos". Las actitudes de su vida mostraron que Política es algo definitivamente contrario a la miserable y mezquina politiquería.

La lumbre del itinerario de este hombre inspire jóvenes vocaciones a la vida política de nuestro amado Chillar. Que así suceda. Y si así sucediere por la gracia del Espíritu Santo, el vacío dejado por la partida del Doctor "Titina" Zabalza comenzaría a llenarse en esperanza, porque Argentina hoy necesita con desesperada urgencia muchos "Titina".

Esta nota habla de:
Más de EXTRA