SU HISTORIA TUERCA

"No llegué como piloto, pero por lo menos mi nombre como copiloto está en la historia del TC"

Así lo expresó Nicolás "Nano" Matta, quien supo ser acompañante de Juan María Traverso y Gabriel Ponce de León, entre otros, en la categoría más popular del automovilismo en el país. En diálogo con EL TIEMPO recordó el retiro de las pistas del "Flaco" y sus funciones dentro del habitáculo derecho.

Hace pocos días se cumplieron 15 años del retiro de las pistas de Juan María Traverso, quien generaba pasiones encontradas, porque lo amaron, lo odiaron y lo respetaron. Nadie podía pensar que aquel 7 de agosto de 2005 sería un día muy especial para uno de los más grandes pilotos de la historia. El "Flaco" debía largar en la 2° fila de su serie por la 10° fecha del Turismo Carretera que se corrió en el autódromo de los Hermanos Emiliozzi (Olavarría), pero no volvió más.

Lejos pensábamos que sería la última vez que "El Flaco" iba a participar en una clasificación y mucho menos que no correría más.

Durante ese año en el equipo de Traverso estaban los azuleños Marcos Laborda y Nicolás Matta, el primero cumplía su labor dentro de boxes y mientras que el otro era el acompañante. Justamente, con este último EL TIEMPO mantuvo una charla acerca de ese fin de semana en Olavarría, que una vez más quedaba en la rica historia del automovilismo argentino. Es que en ese circuito, el "Flaco" ganó su última carrera en 2004 con su Torino violeta en TC, y exactamente un año después le decía adiós al automovilismo porque giraba por última vez de manera oficial en un auto de competición.

-¿Cómo llegaste a ser el acompañante del ‘Flaco' Traverso?

-Llegué a ser copiloto de Traverso por intermedio de Marcos Laborda, quien durante esa temporada fue jefe de equipo. Él me conoció en sus visitas al taller de Fabián Cos, donde me preparaban un Promocional para arrancar a correr. Allí Fabián me presentó a Marcos, quien me eligió precisamente por el peso, que en ese tiempo andaba en 55 kilos.

-¿Qué edad tenías?

-17 años, estaba en mi última etapa en la secundaria. A pesar de ser menor de edad, en el TC los acompañantes, si no me equivoco, podían subirse desde los 16 años en adelante. En enero de 2005 comencé a hacer las pruebas que en esa época se realizaban en Mar de Ajo (actualmente en abandono), donde se abría el autódromo de esa ciudad 15 días antes de la carrera. Primero me subí con Brian Smith que era el piloto de prueba que había contratado Laborda para conducir el Torino violeta.

-¿Cuál fue tu primera carrera con Traverso?

-En Mar de Ajo que abrió la temporada 2005. Esa carrera fue mi primera vez como copiloto oficial de Traverso, que finalmente terminamos en el cuarto puesto.

-¿En cuántas carreras lo acompañantes?

-Lo acompañé todo ese año hasta su última carrera en Olavarría, que fue la 10° fecha del campeonato del Turismo Carretera. Fueron Mar de Ajo, Comodoro Rivadavia, La Plata, Balcarce, Buenos Aires (dos veces), Río Cuarto, Rafaela, 9 de Julio y Olavarría.

-¿Cuál era tu función dentro del habitáculo?

-Primero en esa época no había nada de forma tecnológica, entonces tomaba el tiempo con dos cronómetros, uno era para tomar lo primero y el otro para parcializar ocho parciales en toda la vuelta. También me dedicaba a mirar la carburación del motor, que se lo pasaba a Omar Wilke, que era el motorista del "Flaco". Teníamos una pantalla que informaba sobre las sondas largas que era para carburar el auto, entonces en los entrenamientos mi función consistía en mirar todo eso para que luego esté listo para la clasificación.

-Y Traverso, ¿qué era lo que más te pedía?

-No casi nada, solo me decía que mirara los relojes porque él ni los observaba.

-¿Ese Torino tenía cenicero?

-Ese auto no tenía nada y ni tampoco fumaba en carrera. Si lo hacía en boxes ya que que contaba con un asistente que prácticamente le tenía el cigarro prendido. En todos los sectores por lo que andaba siempre había un atado de cigarrillo. Fumaba todo el tiempo.

-¿Qué sentiste cuando ganaron la carrera en La Plata, pero se lo quitaron por la famosa biela?

-Si nos quitaron el triunfo porque la biela era más o menos que 3 gramos más liviana que el resto. Esta situación le cayó mal a Wilke (siempre se lo caracterizó como un perfeccionista) y a todo el equipo en general (Alejandro Urtubey era el director y dueño de scuadra para la que corría el múltiple campeón del TC). Además, este hecho también sumó para que el "Flaco" después decida retirarse del TC. En esa jornada recuerdo que festejamos en el podio y días después nos avisan de la descalificación. El ganador fue Mariano Altuna, quien conseguía así su primera victoria en el TC, dos días después del desarrollo de la carrera. En ese orden, a nosotros nos quitaron la carrera, pero no las copas, que en mi en caso no la devolví.

"Pasó algo que aún no lo sé, ni tampoco debe saber el resto" 

-En el video del último parcial durante la clasificación en Olavarría, se observa a un Traverso molesto y con muchos ademanes ¿Esto se debe a que el auto no rendía como él esperaba? ¿Qué me podés contar de ese momento?

-En esa jornada el auto no había andado bien y una de esas vueltas que buscaba el tiempo, en el camino se nos cruzaron varios autos, entre ellos los Pato Juan Manuel Silva y Patricio Di Palma, y Gabriel Ponce de León. Igual, el auto no estaba respondiendo como él quería, por momentos se iba un poco de cola, entonces estaba renegado tras no conseguir un buen rendimiento cuando quiso mejorar su clasificación.

Cuando gesticulaba mucho, golpeando el volante y demás, trataba de molestarlo lo menos posible, por las dudas ja.

"No corro", sorprendiendo a Laborda y sobre todo al dueño del equipo Alejandro Urtubey. Así el piloto de Ramallo le ponía punto final a una trayectoria de 35 años de pasión y éxitos. "Nano" Matta pudo ver de cerca sus últimas demostraciones en la pista.

-Al día siguiente, ¿qué pasó? Vos estabas listo y te anuncian que Traverso no corre más.

-Primero el sábado a la noche habíamos tomado unos mates junto a Traverso y Laborda y se habló que para la próxima temporada se iba a construir un auto para él. Pasó algo que aún no lo sé, ni tampoco debe saber el resto (sólo sus íntimos) de porque tomó esa decisión sin despedirse arriba del auto.

El domingo (día que se desarrolla la serie y de la final), lo comenzamos tomando mates en la casilla, donde estaban Traverso y el "Toto" Etchegaray, quien siempre iba todas las mañanas a compartir un rato con nosotros. Él también competía y ponía la casilla pegada a la del "Flaco", con quien es muy amigo. Cuando se acercaba el horario de la primera serie, Traverso me dijo: "Cámbiate vos en la habitación que después voy yo". Luego de hacerlo me termina diciendo: "Me tomo otro mates más y voy". Salí de la casilla listo para correr y me fui rumbo a los boxes, donde luego de unos minutos se empezaba el ‘run run' de que no venía y el ambiente cada vez se estaba poniendo raro. En tanto, cuando habilitan la pista para salir a largar la serie, cada equipo tiene 10 minutos para que el auto salga a pista, de no cumplirlo se larga desde boxes, entonces muchos de los pilotos empezaron a salir rumbo a la competencia, mientras él no aparecía. En tanto yo ya estaba listo, con el casco puesto para subirme al auto rápido en caso de que viniera, pero no apareció nunca y me lo tuve que sacar.

-¿Quién te avisó de que el ‘Flaco' no iba a correr la serie?

-Con los minutos contados me estaba por subir al Torino y en eso viene Marcos (por Laborda) y me dijo: "No te subas porque el "Flaco" no viene". En ese momento ya teníamos el box lleno de periodistas que cubrían esa carrera, entonces me tuve que ir por atrás de este lugar. Cuando llego al colectivo para cambiarme, me lo encuentro a él bajando y me termina diciendo: "Nos vemos mañana (por el lunes)", día que dio la conferencia de prensa en el taller, donde anunció oficialmente su retiro de la actividad automovilística.

-¿Hablaste alguna vez sobre esa situación con Traverso?

-No le pregunté nunca nada, ni tampoco asistí a la conferencia de prensa en la que anunció su retiro. Sin embargo, si no le erro, un años después a este episodio, me lo encuentro de casualidad en la entrada de un Shopping en Buenos Aires, a donde en mi caso había ido para resolver unas cosas en cuanto a mi trabajo y él por lo general iba una o dos veces por semana a comer a un restaurante que había en ese lugar. Recuerdo que nos saludamos y hasta me invitó a comer, pero no pude porque andaba corto de tiempo. Tras ese momento lo volví a ver tres o cuatros años después en una prueba en Olavarría, donde hacía un evento con su auto de Top Race, que consistía en subir a gente del público y dar una vuelta en el circuito.

"A mí no me puteó nunca, por suerte" 

-¿Te quedó alguna relación?

-Sí me conoce y hace un tiempo atrás vino a dar una charla en Laprida, donde Jorge "Bocha" Tanoni lo entrevistó en el teatro de esa ciudad. Este periodista me invitó a participar de la charla y luego comimos un asado todo junto. Hacía 10 años que no lo veía y en la charla me invitó a que vaya a conocer su museo en Ramallo, donde guarda varios de los autos que lo condujeron al triunfo. Pensaba ir este año, pero por la pandemia aún no lo pude conocer. Además, está el último Torino que corrió y en la puerta de acompañante figuro yo con la N. Matta.

-¿Cuánto de tiempo compartías con él en el mundo del TC?

-Casi todo el día, a veces si una carrera era cerca de Buenos Aires, viajaba con él en su auto y después a la noche compartíamos hoteles o la casilla, donde comíamos y desayunábamos juntos.

-¿Recordás que te haya puteado?

-A mí no me puteó nunca, por suerte. Era muy chico igual, así que me tenía respeto. Sin embargo, con el resto, sea personal o contra los mismos colegas, al "Flaco" se le escapaba la puteada, siendo por lo general más enérgica contra uno que tenía confianza. En ese sentido, era un showman, hacía todo para la prensa. Y todas las anécdotas que uno escucha en la tele, en la casilla contaba las mismas.

-¿Qué te dejó de enseñanza en cuanto al manejo?

-Lo que más recuerdo y que aprendí mucho de él, fue cuando ganamos en La Plata en un día de lluvia. El auto si bien andaba muy bien, ya que recuerdo que en la primera (por Mar de Ajo) y la segunda (por Comodoro Rivadavia) podría haber ganado, pero como los primeros puestos cargaban kilos, entonces levantó y en ambas se colocó cuarto. Ahí te dabas cuenta que al auto le sobraba y el día que llovió en La Plata iba más rápido que el resto y superamos a varios hasta ser el primer auto en cruzar la meta. En esa carrera me di cuenta por donde iba y cómo manejaba con lluvia, una enseñanza que con el tiempo me sirvió porque al otro año cuando empecé a correr en el TC Mouras (categoría que durante su primer año de competencia corría solo en el Mouras), en un auto que no teníamos el presupuesto para estar entre los de la punta, pero bajo esa condición climática, iba muy rápido y me permitió también ganar mi primera serie y ocupar el tercer podio a nivel nacional.

-Después de esa carrera en Olavarría, ¿tuviste otra oportunidad para seguir como copiloto en un auto de TC?

-Si pude seguir como acompañante. Después de Traverso, sólo estuve abajo en dos carreras y en la siguiente me llamaron del staff de Avila, que tenía pilotos como Christian Ledesma, Matías Rossi (ambos con Chevrolet) y Brian Smith (con Ford), a quien conocía y por eso me subí con él. Corrí todo lo que quedaba de esa temporada con este piloto y en la última carrera del TC, conozco en un hotel al acompañante de Lionel Ugalde (Walter Porfilio), quien no había conseguido lugar en ese establecimiento, entonces como yo tenía una habitación con dos camas para mí solo, la compartimos y ahí entablamos una amistad. Al otro año, como él estaba pasado de peso, su equipo me llamó para que me suba en lugar de él en la tercera fecha del TC y debuto con Lionel Ugalde en Balcarce, con quien luego corrí más carreras y quedó con una amistad. Luego el equipo Mar y Sierras de Tandil, decidió reemplazar al marplatense por Ponce de León, con quien corrí todo el 2007, último año con acompañante en el TC (la decisión de eliminar a esta figura de las competencias se aceleró con el trágico accidente en Comodoro Rivadavia de Guillermo Castellanos). Es decir que también fue el último coopiloto de Ponce.

No hay dudas que Juan María Traverso es una leyenda viviente del automovilismo y del deporte nacional, porque se destacó arriba y abajo del auto. En cuanto a lo primero, no se guardó nada y por lo otro lo logró por su carisma y porque nunca se puso el casete a la hora de declarar. Y esto se debe a tiene una mochila de gloria para bancar sus afirmaciones. Obtuvo 16 títulos, 7 de TC 2000, 6 de TC y 3 de Top Race. Siendo el corredor que más campeonatos en pista consiguió en la Argentina.

Por su parte, "Nano" Matta, en cuanto a su historia deportiva, comentó: "No llegué como piloto, pero por lo menos mi nombre como copiloto está en la historia del TC, por eso agradezco a Marcos Laborda, como así también a Traverso, que gracias a ellos conocí este mundo tuerca".

Lamentablemente, Matta no pudo correr durante mucho tiempo en una de las categorías nacionales por problemas presupuestarios. Respecto a esto, declaró que "tal vez lo que me faltó fue manejarme bien debajo del auto, que es lo más importante. Podés ser muy bueno arriba del auto, pero si no tenés la plata para correr, es imposible estar dentro de las pistas. Y a mí me faltó esto último".

EL DATO:

Nicolás Matta corrió en casi todas las categorías sean locales, de la región y a nivel nacional. Su carrera comenzó en 1996, cuando se subió a un karting para correr en la categoría que hoy se la conoce como APPKO. Luego continuó por Fórmula Azul, TC Pista Mouras, Top Race Junior, las categorías de APPS, Turismo 4000 Argentino, Turismo Sport del Sudeste (TSS) y Turismo Pista. 

Si llegaste hasta acá es porque buscas historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.

Esta nota habla de: