"Los gimnasios somos siempre el fusible"

El profesor de Educación Física Maximiliano Fascetto explicó su sentir, y el de muchos de sus colegas, a la nueva disposición municipal que obliga a cerrar los gimnasios durante una semana. Además, explicó como era el protocolo que utilizaban y la importancia de realizar ejercicios.

El martes pasado el Gobierno Municipal decidió que Azul retroceda a una Fase 3 ampliada. Esta medida, tomada para tratar de frenar la propagación del virus Covid-19, obligó a la gran mayoría de los gimnasios a cerrar sus puertas durante una semana.

Esto hizo que los propietarios de estos establecimientos se sintieran molesto y sorprendidos. Por eso, en las redes sociales se vieron escritos de los dueños de los distintos gimnasios como de concurrentes, en contra de esta disposición municipal y solicitando que vuelvan a funcionar.

Maximiliano Fascetto, que es el propietario de Cardiotraining, habló con el programa "Tiempo de Radio", donde hizo referencia a lo que sienten, incluyéndose, la gran mayoría de sus colegas que "los gimnasios somos siempre el fusible".

Además, el profesional explicó que el protocolo que utiliza la actividad "es uno de los más pulidos que se están desarrollando en la ciudad", y agregó que "el ejercicio físico planificado y controlado tiene muchísimos beneficios".

Si bien el Profesor de Educación Física reconoció el difícil momento que se está viviendo desde lo sanitario y, en ese orden, reflexionó: "Porque no tomamos la decisión de parar la ciudad por 15 días y restablezcamos el orden, creo que es una medida que todos daríamos como correcta, pero hacer este tipo de cosas, de decir cerramos los gimnasios y no hagamos actividad en lugares cerrados, a eso no le veo la lógica".

- ¿Cómo se encuentran luego de esta decisión del municipio?

- Nos golpeó, soy sincero. Nos tomó muy de sorpresa, estamos un poco desconcertado y en el grupo WhatsApp que tenemos fue una catarata de mensajes de todos, que nos preguntamos porque, cuál era el motivo, no entendíamos el porqué, que no es solamente a nosotros, pero hablo de nuestro rubro; los gimnasios somos siempre el fusible.

No entendemos la decisión, no logramos comprenderla así que estamos desconcertados y con bronca, pero no somos ningunos caídos de catres y sabemos muy bien la situación que está viviendo la ciudad y la región, que todo se fue de las manos y es recontra entendible, pero no hacer actividad física en lugares cerrados eso no suma prácticamente nada.

Nosotros tenemos un volumen de gente que manejamos que francamente no mueve la aguja, no es que quitando una semana la actividad pueda llegar a mejorar o a evitar un contagio masivo. No entendemos la decisión francamente.

- ¿Ustedes tienen un control muy estricto de las instalaciones?

- Sí. Te hablo por mí y me imagino que es la mayoría de los chicos. El protocolo se cumple y se cumple muy bien. El nuestro es uno de los más pulidos que se están desarrollando en la ciudad, porque para poder abrir tuvimos que sentarnos un montón de veces en la mesa del intendente para explicar y pulir entre todos.

Uno ingresa y tiene para limpiarse los pies y las manos, se utiliza el tapaboca, hay distancia y se rocía con alcohol completamente todos los elementos cuando se terminan de usar. La gente tiene mucho cuidado con esas cosas. Además, los cupos son reducidos, por eso estamos todos trabajando entre tres o siete personas por hora dependiendo del espacio del gimnasio.

Se está cumpliendo todo como tiene que ser, por ahí habrá alguno que no lo esté cumpliendo, pero es una minoría, e invitamos a la Municipalidad a que nos vengan a ver y constaten como estamos trabajando.

- ¿Hubo controles en los gimnasios?

- Sí, cuando recién empezamos. Cuando nos permitieron volver a trabajar vinieron colegas nuestros que trabajan en la Municipalidad para hacer los controles y nos pareció fantástico. Pero por el motivo que sea, me imagino que hay poco personal como para controlar, eso nos da la posibilidad de que nosotros podamos controlar el lugar y hacer todo de la mejor manera, y por ende, nosotros agradecemos la confianza que nos da el municipio.

A los funcionarios les decimos que lo estamos cumpliendo realmente con todas las normas y toda la rigurosidad que esta pandemia nos obedece.

"El ejercicio físico controlado tiene muchísimos beneficios"

- Al realizar rehabilitaciones en tu gimnasio ¿Vos vas a continuar trabajando?

- Sí, yo tengo un programa de rehabilitación que cumplir con un montón de gente que necesita de mi trabajo para seguir con su rehabilitación. Hay gente que se ha infartado en pandemia y que no tuvieron la posibilidad de comenzar en su momento de una rehabilitación como corresponde, ya sea porque el médico les dijo que no o porque tenían miedo, la han empezado un poco tarde e interrumpir ahora esos tratamientos sería bastante irresponsable así que yo voy a continuar porque tengo un permiso para hacerlo. Hay personas que están con diabetes, con obesidad, con Parkinson en el gimnasio y yo no puedo interrumpir esos tratamientos y por eso voy a continuar.

- ¿Conocés de algún caso o contagio de Covid-19 en un gimnasio?

- De los 170 casos (aproximados) que hubo en Azul el 1% de eso. Estoy con la facultad de decirte que hay dos "profes" que están con Covid positivo, que fueron contagios por contacto estrecho familiar (por personas cercanas) y no fue en un gimnasio porque ellas se contagiaron en su casa. Al tener síntomas llamaron al 107, de donde le dijeron que se quedaran en su casa y ellas hicieron lo que tenían que hacer, quedarse en su casa. De los 170 casos yo te digo que no hay ninguno que haya surgido de un gimnasio.

Aparte, me parece bastante ambigua la situación, te digo desde mi punto de vista, son sensaciones muy encontradas las que tengo, porque por un lado me parece sumamente acertado la decisión porque estamos en una situación bastante descontrolada, la situación del hospital es crítica, los médicos están trabajando a cinco manos y no dan más, pero porque no tomamos la decisión de parar la ciudad por 15 días y restablezcamos el orden y hagámoslo todos, creo que es una medida que todos daríamos como correcta, pero hacer este tipo de cosas, de decir cerramos los gimnasios y no hagamos actividad en lugares cerrados, a eso no le veo la lógica, me parece una decisión desacertada que no nos lleva a ningún lado, que no mejora nada. Me parece que no es la medida que se tendría que haber tomado.

Uno entiende la postura porque ellos tienen que tomar decisiones y no debe ser fácil estar en los lugares de los dirigentes ‘hoy en día', uno entiende eso, pero creo que no es la medida, estamos bastante enojados.

Te vuelvo a repetir paremos la ciudad siete o 15 días, y creo que la gente lo va a entender y va comprender la medida, pero tomar esta decisión es como una tomada de pelo contra el sector nuestro, es como decir que es más importante otra actividad comercial en la ciudad, que la actividad física. Uno lo ve desde ese lugar, no nos tienen en cuenta y nos toman como algo prescindible, como diciendo saquemos esto que nos pasa y dejemos otra cosa que es sumamente prescindible y la dejan, y no toman ninguna medida, eso es lo que realmente nos duele.

El ejercicio físico planificado y controlado tiene muchísimos beneficios. A veces uno peca de reiterativo, pero es bueno recordarlo porque mejorar la capacidad aeróbica es fundamental para todas las personas. Mejorar la sensibilidad a la insulina, ser más receptivo a la insulina y consumir más azúcar en el cuerpo desde el punto de vista fisiológico, me refiero, controlar la diabetes desde ese lugar. Permitir a las personas con Parkinson leve o moderado tener una mejora sensible de su situación haciendo ejercicio planificado. Mejorar la musculatura y las articulaciones en personas que tienen artrosis o una incipiente artrosis y hacer que eso no avance. Una persona no tiene movilidad, que por estar mucho tiempo encerrado no tiene movilidad, hace que tenga contractura muscular, creo que todos estamos sufriendo esas cosas; también disminuir la ansiedad haciendo ejercicios. Restringir a una persona que no haga actividad física en lugares cerrado, que tenga problemas pulmonares, asma u otros problemas con su respiración, decirle que no lo haga o mandarlo a la intemperie, no entiendo la decisión.

No nos ponemos en victima porque hay actividades que están igual que nosotros u otras que todavía no abrieron, pero no entendemos la decisión. 

Esta nota habla de: