ANUARIO

"Pechito" López y una consagración histórica en Le Mans

(Por José Pommarés).- El automovilismo argentino tuvo en el cordobés José María "Pechito" López a su máxima figura de la temporada porque no sólo ganó su segundo título en el Mundial de Resistencia con el equipo Toyota sino que además triunfó en las míticas 24 Horas de Le Mans, unas de las pruebas reinas del deporte motor, hazaña que únicamente había logrado el inolvidable José Froilán González hace 67 años.

El cordobés nacido en Río Tercero, de 38 años, ya había puesto a Argentina en la cima de la consideración mundial en 2014 cuando salió campeón del Mundial de Turismos (WTCC), con Citroën.

"Pechito" López fue tricampeón del WTCR (2014, 2015 y 2016), con Citroën y bicampeón en el Mundial de Resistencia, con el equipo Toyota, en 2020, y 2021, compartiendo el auto con el japonés Kamui Kobayashi y el británico Mike Conway.

No pudieron ganar las 24 Horas de Le Mans, enormes pilotos como el balcarceño Juan Manuel Fangio, el santafesino Carlos Alberto Reutemann, y el santafesino de Granadero Baigorria, Oscar Larrauri, quienes puntearon la tradicional prueba pero por distintas circunstancias resignaron el primer puesto.

En el plano local, y en la categoría más popular, el Turismo Carretera, se produjeron dos hechos que cerraron un año completo de carreras, de 15 fechas: el bicampeonato del entrerriano Mariano Werner (Ford) y el retiro de uno de los más grandes pilotos de la categoría, el séptuple monarca, el saltense Guillermo Ortelli.

La temporada arrancó con Agustin Canapino dispuesto a luchar por su quinto cetro, tras ganar en La Plata, pero en la tercera fecha el "Zorro" de Paraná, Werner, mostró las uñas y triunfó en San Nicolás, y también Luis José Di Palma (con una conquista), se insinuaba como uno de los protagonistas.

En un lote parejo de los que pugnaban por la corona, se encontraban el ex campeón, Christian Ledesma, con dos triunfos, de los cinco que obtuvieron los Chivos en la temporada, pero en el tramo final del torneo, Werner se mostró muy sólido y contundente, que a la postre lo llevaron a ganar cuatro carreras.

Y el final de la Copa de Oro fue una batalla entre el uruguayo Mauricio Lambiris y Werner, que culminó con denuncias y reclamos por un toque del ganador de la última en Villicum, el bonaerense Germán Todino, que "perjudicó" al oriental y le dejo servido el título a Werner.

Después de muchos años de sequía de triunfos, y de deambular sin rumbo por distintos equipos, el séptuple campeón de TC, el saltense Ortelli, le dijo adiós a una campaña brillante en el TC, que lo posicionó en las estadísticas detrás nada menos que Juan Gálvez, que fue nueve veces campeón.

Sin duda que Ortelli deja un vacío importante en las huestes del Chivo, referente indiscutido no solo de los fanáticos de la marca, sino del automovilismo nacional y ahora, seguramente, el arrecifeño Agustín Canapino, tomará la posta de su vecino de Salto, tras un año durísimo por la muerte de su padre Alberto, respetado constructor de los autos de su hijo.

El TC acaba de dar un golpe de timón muy importante porque aprobó el ingreso de Toyota a la popular categoría, como quinta marca que se sumará a las tradicionales e históricas de la especialidad, y contará con el regreso al TC del ex campeón 2014 con Chevrolet, el delvisense Matías Rossi

Por el lado del Súper TC2000, el "Titán" de Arrecifes, Agustín Canapino, con Chevrolet Cruze oficial, se quedó con el título en la categoría que reúne a los mejores exponentes del automovilismo vernáculo, y también de las terminales automotrices, nacionales y extranjeras que conforman el parque.

En el último tramo del campeonato, uno de los principales candidatos a la corona era el equipo oficial Toyota, pero alcanzó a redondear una buena temporada, sumado a que el ex Fórmula 1, el brasilero Rubens Barrichello, no pudo ingresar durante varias carreras al país por la pandemia, y además porque Matías Rossi tampoco tuvo el potencial esperado.

Así, la lucha final se dio entre el equipo oficial Renault, con su abanderado, el tandilense Leonel Pernía, y la escudería Chevrolet, con su estandarte Canapino que recién en el capítulo final en el Oscar Gálvez pudo doblegar la resistencia de los Renault Fluence.

El TC2000, que comparte fechas con el Súper TC2000, tuvo una temporada con altibajos y pocos autos, pero que el pinamarense Jorge Barrio fue la sorpresa y pudo consagrarse campeón con un auto del equipo Renault.

La Fórmula Renault 2.0 también coronó a Barrio en una temporada con un parque automotor muy reducido que obliga a nuevas alternativas, como el regreso de un constructor histórico como Tulio Crespi, que trabajará para engrosar el plantel de autos.

El Turismo Nacional, que cuenta ahora con nuevo presidente, el lanusense Emanuel Moriatis, después de muchos años en la conducción de Hugo Paoletti, coronó a Emanuel Abdala en la Clase 2 y al mendocino Julián Santero en la 3.

(Télam/DIB)

Esta nota habla de: