El show de boxes que consagró campeón a Bibiloni

La última carrera de la Monomarca 1100 postulaba a cinco candidatos al campeonato. El olavarriense Emanuel Bibiloni y el marplatense Nahuel Madina arribaron el pasado fin de semana al circuito "Dante y Torcuato Emiliozzi" del Club Estudiantes de Olavarría con la ventaja de haber cumplido con la obligación de ganar una carrera. En tanto que el defensor campeón Oscar Fornes, el chillarense Facundo Álvarez y Alejandro Marcilla debían ganar sí o sí para ser campeón.

Como curiosidad de la jornada, la primera serie reunió a cuatro de los cinco candidatos, porque Alvarez quedó para largar en la tercera serie. Y de estos postulantes al título, solo Marcilla quedó en el camino tras su abandono.

De los cuatro pilotos, la copa de dicha categoría parecía quedarse en manos de Fornes, quien al ganar su serie y la prefinal buscaba repetir la historia en las veinte vueltas de la final para retener el título de campeón que ostentaba. En cambio, Bibiloni, Madina y Álvarez se mantuvieron en posiciones expectantes, pero dependiendo del andar de Fornes.

Según informa el portal de Bandera a Cuadros, la final tuvo tanto dramatismo como la definición lo suponía. Rápidamente al largarse Esteban Riciutti y Nicolás Romero salieron a pelear por la carrera, con Fornes tercero pero sin llegar a inquietarlo. Así la situación en pista indicaba que Bibiloni era el campeón ya que el campeón y el chillarense no cumplían con la obligación de ganar y Madina no alcanzaba a descontar los puntos que lo pusieran por encima del olavarriense.

Las primeras alternativas se dieron al retrasarse Fornes y despedirse junto a Facundo Álvarez de la lucha por el campeonato tras un roce en la recta principal.

La novena vuelta, de las 20 pactadas, fue el momento de mayor tensión por el abandono de Bibiloni, producto de haber recorrido más de medio circuito con la goma destruida y por el impacto recibido, se rompió un extremo, lo que lo obligó a abandonar definitivamente. Entonces, todas las miradas tuvieron como objetivo el accionar de Madina.

Con Bibiloni como espectador en el sector de boxes, el marplatense debía arribar segundo para ser campeón, pero al promediar la competencia solo conseguía el quinto puesto.

La bandera a cuadros llegó finalmente con el triunfo de Nicolás Romero, con Martin Zaldúa en gran actuación segundo y Madina tercero al superar en la línea a Emiliano Juez. Con esta ubicación, el piloto de Mar del Plata terminaba campeonato, detrás del olavarriense por tres puntos y, de esta manera, este último comenzaba con los festejos por la obtención del título de la Monomarca. Sin embargo, aquí comenzó el show de los boxes en la definición del título que quedará en el recuerdo, porque parecía que se definiría en pista, pero no fue así.

En primer lugar, finalizada la carrera, el equipo de Madina denunció a Zaldúa, quien no peleaba por el título pero por su posición en el clasificador sí lo decidía a favor de Bibiloni, objetando que los espárragos de las ruedas de su auto no cumplían con el reglamento técnico. Así por 3 mm Zaldúa finalmente fue desclasificado y el campeonato pasó en ese instante a manos de Madina. Pero esta historia tenía un capítulo más ya que el equipo de Bibiloni recurrió a similar medida al denunciar a Madina por entender que este último buscaba fuera de la pista inclinar la definición a su favor al no conseguir en carrera el objetivo que buscaba. El elemento objetado fue la butaca que carecía de homologación técnica, situación que al corroborarse, decretó también la exclusión de Madina y la vuelta del campeonato a manos de Bibiloni, que lo volvió a festejar por segunda vez en el día.

Un título que quedará en el recuerdo por la definición que finalmente consagró campeón al que más puntos cosechó a lo largo del año. 

Esta nota habla de: