Dos azuleños con sueños de Selección

Se trata de Said Diab y Camilo Albanese, quienes se presentaron el pasado viernes en el Balneario La Florida de Rosario, tras ser preseleccionados por el cuerpo técnico del juvenil de Beach Vóley. Antes de su partida, EL TIEMPO habló con ambos deportistas.

Otra vez un cuerpo técnico nacional puso los ojos en los deportistas azuleños. En las últimas horas dos jugadores de Azul Vóley recibieron la noticia que tanto esperaban. Tanto Said Diab como Camilo Albanese fueron preseleccionados para la concentración de la Selección Argentina juvenil de Beach Vóley.

La convocatoria la recibió Damián Costantini, quien se desempeña como entrenador de esta especialidad, además de ser uno de los coordinadores de la entidad azuleña. El "Dibu" les notificó la noticia a sus dirigidos y de esta forma se les abrió la posibilidad de vestir la celeste y blanca.

Diab y Albanese viajaron el pasado viernes rumbo a Rosario, Santa Fe, donde juntos a otros seleccionados del interior del país, empezaron con los entrenamientos en el Balneario La Florida (fue una de las sedes oficiales de Los Juegos Suramericanos de Playa 2019). Allí serán supervisados durante siete días por el cuerpo técnico que encabeza Giulano Mezzagno, quien observará a los jugadores menores con el fin de conocer los posibles talentos aspirantes a un lugar en las diferentes selecciones, pensando en los próximos torneos, entre ellos, los Juegos Odesur.

Vale recordar que ambos deportistas juegan juntos desde hace un año. Said Diab, que es bloqueador, y Camilo Albanese, que es defensor, regresaron a la actividad tras el parate por la pandemia a mediados de agosto. Y después de la poca acción durante el año pasado, estos deportistas comenzaron con sus entrenamientos, junto a sus otros compañeros, en la cancha de Beach Vóley del Club Bancario, donde son entrenados por Costantini. Hasta allí fue EL TIEMPO, un día antes del viaje de ellos a Rosario, para conocer sus sensaciones acerca de la convocatoria y sus historias en esta disciplina.

El primero en hablar fue Albanese quien se notó feliz por la convocatoria. "Cuando me dijeron no lo podía creer, primero lo viví con nerviosismo y luego con ansiedad por estar presentes en el seleccionado, que es algo muy grande", comentó el joven, quien tendrá una buena oportunidad para mostrarse ante el entrenador Mezzagno.

Por su parte, su compañero Diab, quien también se manifestó con mucha felicidad por la citación, recordó sus inicios en este deporte. "A este deporte lo empecé a jugar como hobby, pero luego me empezó a gusta cada vez más", dijo. En tanto, su compañero destacó que comenzó a jugar Beach Vóley "en las temporadas de veranos" cuando sus compañeros de Azul Vóley pasaban sus tardes en el Club Bancario. También indicó que fue importante haber asistido "a la Escuela Municipal de Beach Vóley y de allí no paramos más en este deporte".

Consultado de cómo se llevan como dupla dentro de la cancha y cómo es su relación fuera de ella, el que tomó la palabra fue Albanese, quien contó que "competimos juntos hace varios años como compañeros en Azul Vóley. De allí nació nuestra amistad". "No llevamos bien tanto adentro de la cancha como fuera de ella. Yo soy bloqueador y él (por Albanese) es defensor", indicó Diab tras la decisión de forma dupla en los torneos de Beach Vóley.

En cuanto a sus métodos de entrenamientos tras el parate competitivo, sin torneos y estando en casa por la pandemia del Covid-19, Camilo Albanese comentó que cuesta volver a entrar en ritmo después tanto tiempo. Por eso, en ese lapso de la cuarentena, destacó que realizaban actividades "vía Zoom con ‘Dibu' (por su entrenador Damián Costantini) todos los días. Entrenábamos lo físico y cuando se habilitaron los protocolos de vóley pudimos volver a entrenar. Después con el tiempo también se sumó el Beach Vóley y empezamos a venir al Club Bancario para hacer trabajos complementarios con la pelota".

Acerca de los sueños que se plantean hacia el futuro, los dos expresaron en querer sumar experiencia y poder cumplir los objetivos planteados en esta disciplina. "La idea es seguir compitiendo en un nivel más profesional", aportó Albanese, mientras que Diab manifestó: "Dar el máximo en todo lo que se viene y llegar lo más lejos que se pueda".

Por último, ambos jóvenes agradecieron a los profesores, quienes le han brindado consejos y correcciones en cuanto a la técnica de este deporte, como así también el apoyo de sus familias y la ayuda provista de la Municipalidad que aportó el dinero para que puedan viajar rumbo a Rosario.

Mientras la mayoría está de vacaciones, yéndose a distintos destinos, con amigos, parejas o familia, ellos están abocados al deporte, a la competición y al sueño de vestir la celeste y blanca. 

Si llegaste hasta acá es porque buscas historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.

Esta nota habla de:
Seguí leyendo
Conocé todos los detalles de la vuelta del vóley a los entrenamientos
POLIDEPORTIVO

Conocé todos los detalles de la vuelta del vóley a los entrenamientos

Entre los deportes grupales que el Municipio habilitó, se encuentra el vóleibol, actividad muy esperada por Azul Vóley Club ya que buscaban comenzar con el acondicionamiento físico de sus equipos de cara a una posible reactivación de su competencia. EL TIEMPO habló con Damián Costantini, entrenador y uno de los coordinadores de esta entidad.