"No sé si está arrepentido de lo que hizo", clamó el árbitro agredido en Tandil

Tras sufrir una salvaje agresión en un torneo de fútbol amateur, el árbitro Marcos Molina dialogó días atrás con El Eco Multimedios y contó que el agresor, Rubén Ojeda, no mostró signos de arrepentimientos ya que nunca lo llamó ni se contactó con él.

"No hubo un acercamiento, no me llamó y tampoco me mandó mensajes, entonces no sé si está arrepentido de lo que hizo", expresó Molina, quien luego recordó que lo ocurrido el fin de semana pasado en el torneo Locos x el fútbol fue un hecho muy violento y que no tenía nada que ver con el partido que se estaba jugando.

"Expulsé al jugador por protestas y me confié, porque nunca le vi una actitud de querer agredirme. Entonces agaché la cabeza para escribir la tarjeta y ahí me golpeó", detalló.

Luego de ser embestido, cayó al suelo y su cabeza impactó con fuerza contra el suelo, lo que le provocó un desmayo: "Estuve varios minutos inconsciente; cuando me desperté no entendía nada, no sabía ni dónde estaba".

Por último, el juez agradeció tanto al organizador del certamen como a sus compañeros y los jugadores presentes por haberlo asistido y acompañado en esta repudiable situación.

Si llegaste hasta acá es porque buscas historias locales, ayudanos a seguir contándotelas. SUMATE A EN|COMUNIDAD.

Esta nota habla de: