HISTORIAS

Cuando Agustín De la Canal fue sparring de la Selección Argentina

El ex Alumni es uno de los azuleños que incursionó en el profesionalismo y redondeó una trayectoria que lo llevó por canchas de casi todo el país. Sin embargo, pocos saben que tuvo su paso por Ezeiza, donde se dio el gusto de compartir entrenamientos con los convocados por Marcelo Bielsa, DT de la mayor, previo al Mundial del 2002.

Agustín De la Canal nació en las canteras de Alumni Azuleño, pasó por Ferro Carril Oeste, donde debutó en Primera División en 1998, y luego su carrera continuó por Nueva Chicago, Italiano, Morón, Almirante Brown, Comunicaciones, Douglas Haig, Olympiakos Nicosia de Chipre, Sportivo Piazza y culminó su carrera en la institución albinegra. Sin embargo, pocos saben que formó parte del grupo de sparrings de la Selección Argentina en 2001.

Conocido como el "Negro" De la Canal, recordó sus vivencias con El Tiempo, tras su paso por Ezeiza, donde participó de los entrenamientos que organizaba Marcelo Bielsa, quien era el entrenador de la albiceleste.

Vale destacar que el término sparring se utiliza cada vez que la Selección Argentina realiza su etapa de preparación previa a una Copa del Mundo. Apropiado del diccionario boxístico, se refiere a un grupo selecto de juveniles, mayormente de las categorías Sub-19 y Sub-20, que está a disposición del cuerpo técnico de turno para entrenarse y realizar trabajos específicos junto a la Mayor.

En ese momento, la convocatoria del azuleño se debió a su gran labor en Ferro, entidad que había apostado por los juveniles tras un mal paso por la B Nacional que originó su descenso a la Primera B Metropolitana.

Los días de sparring 

-¿Cómo te enteraste que Claudio Vivas (ayudante de campo de Marcelo Bielsa) te había convocado para hacer sparring de la Selección mayor?

-Los dirigentes de Ferro fueron los primeros en avisarme. De ese plantel verdolaga también fueron citados el defensor Pablo Saucedo y los delanteros Mario Costas y "Cachi" (Emanuel) De Porras. Primero se hizo una preselección, porque fueron llamados varios juveniles de varios equipos, y terminamos quedando Costas y yo, que compartimos entrenamientos con los dirigidos por Marcelo Bielsa, que venían de sus respectivos equipos para participar de las Eliminatorias rumbo a la Copa Mundial de Fútbol de 2002, que se iba a realizar en Corea del Sur y Japón.

-Tras recibir la noticia de tu convocatoria, ¿contame cómo se lo contaste a tu familia y amigos en un periodo que no había tantas redes sociales e incluso celulares?

-En ese momento estábamos con un celular y me contacté con mi viejo; fue mucha emoción ante una experiencia hermosa. Además, meses después me convocaron para ser sparring de la Sub 20 que salió campeón del mundo en nuestro país en ese mismo año. En ese elenco se destacaban Andrés D'Alessandro, Javier Saviola, etc. Por lo que fue un año importante en mi carrera y tenía una linda afinidad con la gente de la Selección.

-¿Fuiste solo hasta el predio de AFA que está en Ezeiza?

-La primera vez nos citaron en la sede AFA, sito en Viamonte 1366 y de allí nos llevaron en unas combis, porque también se habían sumado futbolistas que venían del interior.

-¿Quién los recibió primero: Claudio Vivas o Marcelo Bielsa?

-En ese momento nosotros estábamos con Vivas, quien armaba los trabajos. Primero, teníamos que ver videos de los jugadores rivales y analizarlos. Luego, en el campo de juego, lo teníamos que tener súper afinado para después llevarlo a cabo con la Mayor. Por eso, a nosotros nos llamaban generalmente con una semana de anticipación, antes de que vengan el resto de los jugadores de Europa y los citados del fútbol local.

-Marcelo tenía muchas situaciones de juego. Trabajaba en ese entonces buscando la verticalidad del equipo, así que nosotros teníamos que hacer oposición de los jugadores de la Selección. Imagínate que para llevarlo a cabo en un partido formal, los detalles tenían que estar muy bien pulidos.

-En el "picadito" de fútbol contra los dirigidos por Bielsa ¿De que jugaste?

-Hicimos algunos partidos formales y me tocó jugar de volante central o volante por derecha. En ese medio, disputaba la pelota contra la "Bruja" Verón, Gallardo y Almeyda, entre otros. Todos jugadores consagrados. Por suerte, estábamos muy bien físicamente y en una edad que estábamos con toda la energía y las ganas de hacernos ver. En mi caso, tenía 21 años y por suerte, me salió una linda práctica de fútbol.

Qué coincidencia, compartiste mediocampo con tu coterráneo Matías Almeyda

-Coincidimos en algunos trabajitos de Marcelo. En esa citación fue cuando lo conocí por primera vez (por el "Pelado" Almeyda). Recuerdo que cuando terminó la práctica preguntaba quién era De la Canal. A ser joven me daba un poco de vergüenza, pero él se acercó con mucha humildad, como todos saben, y pudimos intercambiar palabras. Después estuvimos tomando unos mates en la pieza, donde nos recordaba sus experiencias, anécdotas, etc.

-¿Tenés alguna anécdota que quieras contar de tus días en Ezeiza?

-Una vuelta, en una práctica no estaban saliendo las cosas del todo bien como sparring, entonces el "Loco" (por Bielsa), que vive siempre de forma muy pasional al fútbol, se descargó con bastante efusividad contra uno de mis compañeros, pero después a la hora del almuerzo se acercó a nosotros explicándonos que la concentración es fundamental sea un encuentro oficial o de entrenamientos y en relación esto último teníamos que aprovechar que nos estábamos entrenando con jugadores elite. Por ahí se cometía errores, al hacerlo correr de más, ocasionándoles un desgaste innecesario por una pelota mal tirada; se podían lesionar.

Otra historia que recuerdo fue cuando nos dieron un fin de semana libre. Sin embargo, nosotros estábamos tan bien atendidos por el personal del predio que le pedimos al cuerpo técnico que nos dejaran pasarlo ahí, donde estábamos como en el paraíso. Finalmente, nos dejaron y como algunos jugadores de la Mayor también se quedaron, terminamos jugando al pool con Gallardo y con otros jugadores que para nosotros era un sueño tenerlos al lado; fue una linda experiencia.

-¿Recibiste regalos, como camisetas u otros elementos de parte de los jugadores?

-Primeros fueron las fotos. Nos sacamos con todos y ellos fueron muy humildes con nosotros porque entendían el trabajo que estábamos realizando para ayudar a la Selección, entonces nos valoraban y las prácticas eran con bastante intensidad. Es decir, que ellos no nos regalaban nada.

Con el tema de la ropa, la fui ganando a través de competencias que hacíamos entre nosotros. Por ejemplo, pegándole al travesaño, penales o cualquier tipo de juego que incluya la pelota. Entonces, como premio recibíamos camperones, casacas, botines, etc. Obsequios, que mis amigos me "pelaron" un poquito.

¿Bielsa te dio alguna definición en cuanto a tu juego?

-No, tanto él como Claudio Vivas, siempre querían que pregonemos la intensidad, de meterle ritmo, meterle juego. Nos mostraban unos vídeos del equipo rival, de cómo jugaban y nosotros teníamos que tratar de armar ese esquema. Por ejemplo, tener un volante derecho que le tirara pelotazos en la espalda del tres y tratar siempre de hacer esa acción de juego para que ellos (por la Mayor) pudieran resolver esos inconvenientes que iban a tener a la hora del partido, como así también con otras situaciones que les tocara.

-Cuando eran citados como sparring ¿El entrenador de Ferro como lo tomaba? Porque debido a tu polifuncionalidad, jugabas bastante seguido.

-La primera vez que me llamaron, en Ferro estábamos arrancando la pretemporada para participar en la Primera B Metropolitana. En ese momento, el técnico de turno era Rodolfo "Fito" Della Pica y, junto con Costas, nos autorizaba para ir, pero bueno, después se cortó porque comenzó el campeonato de la BM.

-¿Por qué no estuviste en la nónima de sparrings que fue al Mundial de Corea-Japón?

-En un momento me habían preguntado un poco el tema de la situación mía en el club, pero llegada ese año de la Copa, tanto mi caso como de otros, éramos pibes que ya teníamos cierto rodaje en primera. En ese entonces, Ferro buscaba volver a los primeros planos y los dirigentes optaron por no dejarme viajar al Mundial, lamentablemente. Por suerte, pude vivir esa experiencia previa, pero de haber estado en ese plantel que viajó en 2002, hubiese sido mucho más emocionante, sin duda.

También es razonable que cada uno cuide sus intereses, pero hoy a la distancia uno piensa que hubiera sido hermoso acompañar a las personas que iban al Mundial. En ese sentido, a lo mejor, de haber ido, me hubiese abierto las puertas para que me vea algún club.

-¿Te lo volviste a cruzar alguna vez a Vivas o a Bielsa?

-No, no tuve oportunidades. Pero, cuando estuve trabajando en Cerro Porteño, Vivas me mandó saludos por intermedio de (Víctor) Bernay, a quien le dijo que se acordaba de mi paso por la Selección cuando me tocó hacer de sparring.

-Por último, describime la sensación de haber compartido entrenamientos y momentos con los jugadores de la Mayor.

-Fue una de las cosas más importantes y con mayor alegría (además de los ascensos) que he vivido dentro del fútbol; por esa experiencia de compartir entrenamientos y vivencias con esos jugadores que para mí eran ídolos, estoy "súper" agradecido con el fútbol por haberme dado esa oportunidad, que a pocos les toca vivir.

En la actualidad, Agustín De la Canal está a la espera de formar un proyecto con su coterráneo Roberto Nanni, quien también surgió en Alumni y se consagró como goleador en Vélez Sarsfield, donde jugó en tres ciclos distintos y siendo el único club en el que actuó en la Argentina.

Ambos trabajaron juntos en Cerro Porteño con la diferencia que el delantero fue el manager y el "Negro" dirigió a la Sub 19. En este mismo club, donde el "9" debutó como secretario técnico en 2019 cumpliendo con un aceptable desempeño durante ese año, pese a que luego no le fue renovado el contrato. En cambio, el ex defensor se mantuvo un tiempo, pero por la pandemia, decidió volverse a Azul.

Ahora, Nanni está en la búsqueda de ser Director Técnico en la Primera División de algún equipo del fútbol argentino o en el exterior y para ello, su representante está en la búsqueda de equipos. De la Canal será su ayudante de campo, con la intención de mantenerse vinculado al deporte que marca una parte grande de su vida.

Esta nota habla de: