Los antecedentes de equipos argentinos involucrados en escándalos en Brasil

Con los incidentes registrados anoche en Belo Horizonte tras el partido ante Atlético Mineiro, Boca Juniors se sumó a la lista de equipos argentinos involucrados en escándalos en territorio brasileño en el marco de partidos internacionales.

El plantel "xeneize" fue protagonista de una gresca generalizada en los pasillos del estadio Mineirao y lleva casi doce horas en la puerta de una comisaría en Belo Horizonte.

En los últimos años, estas situaciones se convirtieron en una lamentable costumbre para equipos argentinos que deben viajar a Brasil para disputar competencias internacionales.

A continuación un repaso de los últimos incidentes de equipos argentinos en tierras brasileñas:

-En mayo de este año, Independiente viajó a Bahía para enfrentar al equipo local por la Copa Sudamericana y por decisión de las autoridades sanitarias brasileñas, la delegación estuvo más de quince horas varada en el aeropuerto.

En medio de las gestiones, los futbolistas Adrián Arregui y Juan Manuel Insaurralde tuvieron un fuerte altercado con las fuerzas de seguridad del aeropuerto y fueron demorados por unas horas.

En abril de 2013, Arsenal de Sarandí vivió algo similar a lo de Boca: mismo rival, misma policía pero distinto escenario ya que ese partido por Copa Libertadores se jugó en el estadio Independencia de Belo Horizonte.

Luego del partido, que terminó en derrota 5-2 para el conjunto del Viaducto, al menos cuatro jugadores de Arsenal fueron detenidos para ser interrogados después de sostener un enfrentamiento con la policía en medio del campo de juego.

-En diciembre de 2012, Tigre fue víctima de uno de los episodios más oscuros de los torneos organizados por Conmebol ya que en el entretiempo de la final de la Copa Sudamericana contra San Paulo fueron agredidos por la policía y la seguridad privada del club.

-En junio de 2005 por la semifinal de la Libertadores, River tenía que jugar en San Pablo y antes del partido el micro fue emboscado por los hinchas rivales que rompieron a piedrazos seis de las ventanillas y la puerta.

-Unos meses antes, en abril de 2005, Leandro Desábato, defensor de Quilmes, fue arrestado en San Pablo después de un partido en el que había proferido términos discriminatorios hacia el delantero brasileño Grafite.

Además, en los últimos 20 años, hinchas de clubes argentinos que asistieron a partidos definitorios en Brasil sufrieron un sistemático mal trato y golpes por parte de la policía: les pasó a los seguidores de Boca ante Palmeiras y Gremio; a los seguidores de River ante San Pablo y Gremio; a los de Estudiantes ante Cruzeiro en Belo Horizonte; y a hinchas de Independiente ante Flamengo en Río de Janeiro. También hubo cruces entre hinchas argentinos y los uniformados en el Mundial Brasil 2014.

(TÉLAM/DIB)

Esta nota habla de: