DESCANSA EN PAZ

El "Padre Kely" se fue a jugar al fútbol en el cielo

Por Mario Vitale

La religión católica siempre ha estado al lado de muchas de las manifestaciones deportivas que tuvo como protagonistas a "hombres de Dios" desde los albores del deporte azuleño. Y para honrar la memoria con el recuerdo citamos los presbíteros Luis Actis, Alfredo Aristu, Enrique Buezas, Juan C. Gardey, Orlando Basile y César H. Villamayor, entre otros que escapan a nuestra frágil memoria, quienes dedicaron gran parte de su vida religiosa, apuntalando la fundación de entidades deportivas, acercando su palabra y consejos para afrontar situaciones difíciles, especialmente económicas, y también acompañando los festejos institucionales.

Lamentablemente y con todo el dolor del alma este último viernes recibimos la información de la sentida partida terrenal del presbítero José Luis De Pascuale, actual titular de la parroquia de Lourdes, donde fuera tan apreciado con el seudónimo "Padre Kely".

El oriundo de Saladillo que nació el 17 de setiembre de 1964 e hijo del matrimonio compuesto por su padre Antonio José De Pascuale y de su madre, doña A. Catalina Di Gruccio, cursó sus estudios primarios en la escuela pública N° 18 de la citada ciudad bonaerense, donde en sus años juveniles practicó el balompié y fue destacado por su habilidad para el popular juego que lo llevó a integrar los equipos del Club Jacobo Urso.

El "Padre Kely" pasó entre nosotros haciendo el bien. En la imagen aparece junto a los jueces de la Asociación Azuleña de Árbitro, con quienes preparaba la cena para los vecinos del Barrio El Sol, sobre todo para los adultos mayores que son los más afectados y quienes más necesitan una mano en tiempos de pandemia. 

Su pasión por el fútbol se vio postergada por su vocación religiosa originada en su hogar que le permitió sumarse al Seminario y ser ordenado sacerdote a los 28 años, exactamente el 14 de agosto de 1992, para emprender su misión con dedicación y devoción que lo llevaron a ser meritorio en cada una de las funciones que sus superiores eclesiásticos le asignaran, siendo vicario cooperador en el templo parroquial Santísimo Sacramento de Tandil, para luego ser designado vicario general de la Diócesis de Azul, tras asumir el obispo diocesano, monseñor Hugo Salaberry.

El 20 de agosto de 2007 fue puesto en funciones durante el Encuentro Diocesano de Pastoral que concentró a representantes de las iglesias bajo la jurisdicción de la Diócesis de Azul.

El "Padre Kely" fue un valioso auxiliar de Monseñor Salaberry, cubriendo lugares importantes como significaron su rectoría del Seminario Diocesano "Monseñor César A. Cáneva", sendas capellanías en el Arsenal Naval Azopardo y la Guarnición Militar Azul para ser también párroco de la Iglesia Catedral Nuestra Señora del Rosario, y últimamente similar cargo en la Parroquia de Lourdes.

Su labor comunitaria fue una verdadera bendición por su presencia para la comunidad católica local adonde llevó su bondad y apoyo, ganándose el reconocimiento de muchos que integraron distintas cadenas de rezo pidiendo por su salud cuando se conoció su internación en el Hospital Municipal.

Adhesión de Azul Athletic Club 

El actual titular en la presidencia de Azul Athletic Club, Sergio Orgoñez, nos trasmitió su pesar y adhesión al duelo en nombre de la institución que vive la comunidad católica por la sentida partida del religioso, siendo de rescatar parte de la homilía formulada en ocasión de ser oficiada la misa por el centenario de la entidad cumplido en 2013 en la Iglesia Catedral, donde el "Padre Kely" expresó palabras de aliento para directivos y socios, quienes sorteando los inconvenientes y siempre están dispuestos a bregar en pos de la presencia de la niñez y juventud en la práctica de los deportes para fomentar la cultura física y mental, y especialmente la amistad. 

Esta nota habla de:
Seguí leyendo