CONTRA VIENTO Y MAREA

Círculo de Ajedrez, un aniversario distinto pero con un compromiso que se mantiene vigente

Esta entidad azuleña, fundada el 16 de junio de 1945, celebró un cumpleaños extraño, lejos de un festejo tradicional. Para hablar sobre esta fecha especial, EL TIEMPO dialogó con Guillermo Walder, presidente de la actual comisión directiva, quien se refirió a diferentes aspectos que hacen al funcionamiento de esta institución.

El Círculo de Ajedrez de Azul cumplió el pasado martes su 76° aniversario. Sin festejos, como sucedió el año pasado, esta institución señera es una de las tantas instituciones deportivas que padecen las consecuencias de la pandemia COVID-19, por eso está sufriendo un impacto económico y social sin precedentes que afecta el normal desenvolvimiento de sus actividades.

No hay dudas que para muchos estas instituciones son como una segunda casa, donde buscan practicar deportes y disfrutar de la camaradería, por lo que se constituyen en pilares fundamentales de la vida en sociedad. Sin embargo, en el caso del C.A.A. el coronavirus le desplomó las actividades presenciales y, con poca masa societaria, está luchando día a día por sobrevivir.

Guillermo Walder (izquierda), presidente del Círculo de Ajedrez de nuestra ciudad, junto a su par de la Federación Argentina de Ajedrez (FADA), Mario Petrucci.

Para hablar sobre esta delicada situación, EL TIEMPO dialogó con Guillermo Walder, presidente de la comisión directiva del Círculo de Ajedrez local, quien se refirió a diferentes aspectos que hacen al funcionamiento de esta entidad, que busca repuntar la situación y para ello es necesario convocar nuevamente a la gente a participar activamente de este deporte.

-Pasó otro aniversario sin poder festejarlo ¿cómo se encuentra esta entidad en un contexto de pandemia?

-En estos momentos estamos sin espacio físico ya que tuvimos que devolver el local que nos habían prestado. Durante todos estos años, el Círculo pasó por varios inmuebles porque no tiene sede propia. Estuvimos en varios clubes como Athletic, Cemento y Alumni, entre otros, como así también en locales que nos prestaban los socios o gente amiga que no tenían vinculación con esta institución. Ahora, estamos en tratativas para que nos presten un local para seguir practicando este deporte. Sin embargo, al no poder hacer encuentros por las restricciones por el Covid-19 o en su momento por la cuarentena, ‘hoy por hoy' estamos parados.

-¿Cuáles eran esas actividades?

-Nosotros estamos en la Federación Argentina de Ajedrez, que nos da la facultad de organizar torneos oficiales para que haya un jugador campeón representándonos en los certámenes de mayor importancia. En ese sentido, esta entidad logra coronar a un campeón de partidas pensadas, en la que el juego puede durar 90 minutos o más horas de duración, y otro de partidas rápidas, en la que todas las jugadas deben efectuarse en un tiempo fijo de entre 10 y 60 minutos para cada jugador. Lamentablemente, en estos últimos años no hemos tenido campeones por el motivo de no tener sede y por las restricciones por el coronavirus que nos dejan hacer competencias presenciales.

Tampoco, a ambas modalidades de eventos, no las quisimos hacer de manera online, porque queremos organizarlos de forma presencial y para ello estamos a la espera de que se levanten las suspensiones de las actividades deportivas que, en nuestro caso, por tratarse de deportes colectivos, por el momento están prohibidos por el gobierno bonaerense, medida que se tomó para reducir el contagio del Covid-19. Ahora que se está vacunando, podríamos organizar un certamen en septiembre y de no contar con un local, una de las ideas es que se desarrolle en un espacio al aire libre.

-¿Por qué el Circulo no tiene su "escuelita de ajedrez"?

-La escuela de enseñanza de ajedrez dejó de funcionar muchos años atrás. En ese momento, eran algunos de los socios quienes enseñaban de forma gratuita, pero después se fue perdiendo esto, más que nada por una cuestión de tiempo de los que colaboraban en la enseñanza del juego. También, vale destacar que esta institución tiene pocos ingresos porque contamos con escasa masa societaria, entonces no podemos abonar a un docente para que enseñe. Además, cuando asumió José Inza en la Intendencia de Azul, creó la Escuela Municipal de Ajedrez, que es gratuita y tiene su cuerpo docente para la enseñanza. Asimismo, aclaro que esta entidad tiene muy buena relación con los docentes que están a cargo de esta escuela y nos invitamos mutuamente a los eventos que se organizan. Sólo, tomamos como un error dirigencial de parte nuestra, el no lograr una articulación para que quienes se acercan sean el semillero de nuestra institución.

Lo que si hemos realizado son talleres provistos por la Federación Argentina de Ajedrez, entidad que nos ha enviado profesores y para ello, a veces había que completar un cupo de alumnos quienes debían abonar un canon.

-Como presidente de la institución ¿qué es lo que más anhelás?

-Esta comisión directiva está a la búsqueda de un local fijo para poder llevar adelante las actividades del Círculo que, por lo general, se desarrollan cuando cada jugador sale de trabajar. Ese es un anhelo nuestro, de poder llegar al espacio físico y tener los tableros a disposición para organizar torneos oficiales o encuentros abiertos para la comunidad.

También, tengo que hacer mención a la necesidad de contar con nuevos socios y colaboradores porque sin ayuda las posibilidades de cierre siempre están. Los recursos los obtenemos de la cuota societaria y si bien hoy no tenemos actividades, post pandemia queremos volver a esas reuniones, peñas y competir en camaradería dentro de una sede desde que se abre hasta que cierra.

Por otro lado, sinceramente, se perdió un poco a aquellos socios que pagaban la cuota para que solo siga en pie la institución y que no eran tan asiduos a la institución. Sólo lo hacían para colaborar. Ahora, todo usuario de cualquier club que paga una cuota quiere un beneficio-servicio, y eso es también es entendible.

"En el ajedrez nunca pierdo, gano o aprendo" 

-¿Qué beneficios tiene el ajedrez?

-Lo bueno de este deporte es que trasciende las edades. Puede jugar el abuelo con el nieto y así darse un montón de situaciones. En cuanto a las competencias, ahora, en su mayoría, son inclusivas y compiten varones contra mujeres. Y lo bueno que tuvo la pandemia, es que varios chicos se sumaron a su aprendizaje. También ayudó mucho la emisión de la serie Gambito de Dama, que incrementó la popularidad de este deporte y los clubes de Buenos Aires se fueron beneficiando. En cambio, nosotros no tuvimos esa organización para aprovecharlo.

Otro de los aspectos positivos que tiene el ajedrez es su costo, porque lo considero barato. En ese sentido, uno se compra el juego, o lo heredó o te lo regalaron y podés jugar todo el tiempo que quieras, salvo que pierdas una pieza y tengas que salir a buscarla, pero es un juego que te dura toda la vida.

Además, el hecho de ser partícipe del Círculo, permite dar el salto en el juego y en vez de jugar en forma familiar, se puede estar compitiendo contra nuestros jugadores o incluso ser representante de la entidad en una competencia provincial o un campeonato argentino.

De poder contar con una sede, uno puede tener una peña, divertirse con las partidas e incluso comentarla, porque una vez que se hace tablas o jaque mate, uno puede dialogar con el rival y manifestar los aciertos y errores o consejos para la próxima partida. Hay un lema que muchas veces decimos: ‘En el ajedrez nunca pierdo, gano o aprendo'.

-¿Cómo viviste la evolución tecnológica que llevó al hombre a enfrentar computadoras?

-El cambio fue un salto muy grande. Para el jugador que busca superarse le encontró un beneficio, pero hay otros que no están interesados en competir frente a una máquina porque solo se acercan al ajedrez para formar parte de la camaradería, de juntarse a comer y luego hacer partidas.

Por otra parte, esta disciplina se adaptó muy bien en tiempos de pandemia ya que se puede jugar online. En ese sentido, a nivel internacional, se hicieron adecuaciones en los reglamentos, por ejemplo, los participantes tenían que verse en vivo por la camarita de las computadoras, para que no reciban ayuda externa. Igualmente, yo juego poco al ajedrez porque a mí me gusta verlo como espectador. Además, soy árbitro regional de este deporte. Sin embargo, en relación a otros colegas, no todo el mundo se acostumbra a jugar partidas por internet. Una de las causas es la mirada, sobre todo para los más grandes, porque se ve distinto en comparación con un tablero que lo tenés a mano y donde uno puede idear varias estrategias. En cambio, por un celular o una notebook, el tablero se ve diferente e incluso más chico si analizamos la primera opción. Otros, de forma recreativa, utilizan las dos variantes: tablero manual e internet. En ese caso, primero hago la jugada en mi tablero para luego llevarla a cabo por la plataforma que elijo para jugar online.

Otra diferencia es que la computadora analiza millones de jugadas en solo segundos, mientras el humano puede pensar pocas jugadas. También se juegan con tiempos límites y otro problema es la conectividad, que se te puede caer. Una cosa que pierdas porque jugaste mal y otra es porque se te cayó internet.

Volver a incrementar su masa societaria

La dirigencia del Círculo de Ajedrez busca sumar adeptos a este deporte, para reinsertarlos a la vida social de una entidad con años de trayectoria y así generar nuevos recursos, necesarios para su mantención. De no mejorar su situación, podrían terminar desapareciendo, como ha pasado con algunas instituciones de esta ciudad.

Asimismo, la comisión directiva agradece a los actuales socios, amigos y comerciantes que apoyan y acompañan a esta entidad en su lucha por permanecer.

El dato

Para aquellos interesados en sumarse al Círculo de Ajedrez de Azul, pueden comunicarse a través de sus redes sociales (Facebook e Instagram) o llamar al 02281 -15542488. En ambos, también pueden hacer consultas, que serán contestadas a la brevedad.

Esta nota habla de: