Delbonis no pudo con el español Carreño Busta en las semifinales de Hamburgo

Federico Delbonis no consiguió llegar a su primera final de la temporada. El azuleño luchó ayer, durante 1 hora y 53 minutos, frente al español Pablo Carreño Busta (13° y 2° cabeza de serie) y terminó cayendo por 6-7(2) y 3-6.

El partido fue muy parejo y la diferencia estuvo en que el ibérico logró golpear en los momentos justos -consiguió dos quiebres sobre 5- y pudo salvar los 4 que tuvo y eso le permitió quedarse con el triunfo y el pasaje a la final.

En el primer set los dos jugaron en gran nivel. En sus games de saque, ambos tenían muy buena efectividad, lograban controlar los puntos y eso le permitía sumar en el tanteador sin inconvenientes.

Por eso no extraño que el parcial se definiera en el tie-break. Allí, el nacido en Gijón se mostró mejor. Cometió menos errores y aprovecho los yerros de "Delbo" para adjudicarse el desempate por 7-2 y de esta manera adueñarse del primer set.

En el inicio de la segunda manga el cotejo continuó con el mismo trámite. Pero todo iba a cambiar en el quinto game. Federico Delbonis terminó cediendo su saque y eso le dio una buena ventaja a su rival, que en el juego anterior había logrado levantar unas ocasiones de quiebre en contra.

Eso le dio mucho más ánimo a Pablo Carreño Busta que se afianzó en su juego y se encaminó hacía la victoria. La iba a conseguir con un nuevo break en el noveno juego y se quedó con el parcial por 6-3 y el pasaje a la final, donde se medirá con el serbio Filip Krajinovic (44°).

Federico Delbonis completó una muy buena semana. En su regreso al polvo de ladrillo, luego de su paso por el césped de Wimbledon, volvió a sentir las buenas sensaciones que había tenía en la gira previa de Roland Garros, donde consiguió una regularidad en su juego que no había tenido.

Esta fue la tercera semifinal de ATP que alcanzó "Delbo" en lo que va del año, que lo convierte en el jugar argentino que más llegó a esta instancia en el 2021. Las anteriores las logró en Santiago y Belgrado. Además, hay que sumarle los octavos de final en el Grand Slam parisino y cuartos en el Masters 1000 de Roma.

El azuleño lleva 22 triunfos en polvo de ladrillo en el año, siendo así el segundo jugador con más victorias en esta superficie: quedó a sólo uno de Stefanos Tsitsipas (4°), quien lleva una marca de 23.

El azuleño, a partir del lunes, será número 46° del mundo, avanzando dos lugares más en el ranking mundial. Su mejor ubicación fue 33° en mayo del 2016. Si continua así poder igualar pronto o superar ese número.

Esta nota habla de: