A 53 años de la gesta de Old Trafford

A decir de Carlos Pachamé, pilar del Estudiantes de La Plata que hace 53 años dio la vuelta olímpica en Old Trafford, se trató del triunfo de "un grupo muy unido, humilde, conducido por un gran director técnico como Osvaldo Zubeldía" ante un adversario, Manchester United, "muy fuerte, que jugó mejor allá que en la Bombonera".

En efecto, el 16 de octubre de 1968 en el llamado "Teatro de los Sueños", Estudiantes se hizo de la Copa Intercontinental que en 1967 el legendario equipo "De José", el Racing de Juan José Pizzuti, había obtenido a expensas del Céltic de Glasgow.

Tras ganar la Copa Libertadores frente a Palmeiras de Brasil en un tercer partido jugado en el Centenario de Montevideo, Estudiantes afrontó el mano a mano de la Copa también denominada Europea-Sudamericana en condición de presunta inferioridad frente al poderoso Manchester que se había quedado con la Copa de Campeones de Europa en su duelo con Benfica de Lisboa.

En Manchester se alistaban dos figuras de la Inglaterra campeón del Mundialo 66 (el célebre Bobby Charlton y Nobby Stiles), más los considerados hasta hoy mismo los mejores futbolistas nacidos en Irlanda y Escocia: George Best y Denis Law.

Sin embargo, en el partido de ida que tuvo lugar en la Bombonera el 25 de septiembre del 68, los platenses fueron ampliamente superiores y bien pudieron haber establecido una diferencia más amplia que la consumada por un cabezazo de Marcos Conigliaro.

"Acá hicieron muy poco, solamente se defendieron", recordó Pachamé y ante la requisitoria de Télam admitió que en Old Trafford "pusieron todo, nos atacaron mucho y fueron muy enérgicos".

En su caso particular, debió lidiar con el áspero Pat Crerand, apodado "El Carnicero", quien cuando terminó el partido que consagró campeón del mundo a Estudiantes "a la pasada, cuando yo estaba corriendo, festejando con mis compañeros, me dio una trompada en la cara. Quise reaccionar, pero Zubeldía me frenó".

"En los partidos no me había parecido tan rudo Crerand. De esas finales recuerdo especialmente que en la Bombonera en una trabada lastimé a Charlton. Fuimos muy fuertes los dos y en ese choque salió con la tobillera rota. Con el paso del tiempo quedó una buena relación entre nosotros", evocó Pachamé.

Aquel gol de Conigliaro, más el de Juan Ramón "La Bruja" Verón en Old Trafford convirtió en insuficiente el de Willie Morgan en el último minuto.

"Íntimamente sabíamos que Manchester no podía ganarnos por dos goles de diferencia, pero jamás lo había dicho en las declaraciones al periodismo. Lo nuestro era una gran confianza en nuestras fuerzas para adentro y respeto y humildad para afuera. Eso nos había inculcado Osvaldo, que era un entrenador extraordinario y también un poco psicólogo. Tenía un gran manejo del grupo", añadió Pachamé, a la vez que confesó que vio el video del partido muchas veces, pero "cada vez me cuesta más".

Y se explayó: "Hay varios que ya no están, que partieron, eso me pone un poco triste. Me pregunto ‘¿dónde están? ¿Por qué no están?".

Pachamé alude a los marcadores de punta Eduardo Luján Manera, Rodolfo Fucceneco, Oscar Malbernat y José Hugo Medina, a los centrales Ramón Aguirre Suárez y Hugo Spadaro, al delantero Felipe Ribaudo y a los mediocampistas Juan Miguel Echecopar y Néstor Togneri.

Cacho Malbernat fue el capitán del gran equipo que se coronó hace 53 años en Old Trafford y Togneri lució en una estricta marcación personal a Charlton, que por entonces gozaba de reputación de uno de los mejores futbolistas del planeta.

(Télam/DIB)

Esta nota habla de: