River y Alumni son finalistas y definirán el título de la Liga de Fútbol de Azul

El domingo fue a puro fútbol. En el estadio de Chacarita Juniors y el de Alumni Azuleño se definieron a los finalistas de la Liga de Fútbol de Azul, que dentro de siete días se enfrentarán en busca del ansiado título.

En el marco de las revanchas de las semifinales del torneo local, River Plate se impuso ante el elenco funebrero, que no pudo aprovechar la localía. Fue un 2-1, 3-1 en el global, para conseguir el pase a la definición por el título y de paso eliminar a un histórico rival. Mientras que Alumni en su casa empató en uno  ante Porteño, resultado que le permitió llegar a la final tras el 3-0 que obtuvo en Cacharí.

Chacarita y River fueron los primeros en saltar al campo de juego del "Tricolor". Desde que el árbitro Rodrigo Gastaldi pitó, el espectáculo entre ambos elencos fue vibrante, más allá de la falta de definición de algunos protagonistas. El "Millo" sintió con más intensidad que se estaba jugando el pase a la final y por eso consiguió volcarlo a su favor. De hecho, apenas necesitó cinco minutos para ponerse en ventaja, cuando Mariano Borda rompió el cero y convirtió el primer gol del encuentro. Al rato, Alexis Rodríguez estampó el 2-0 y de esta forma iría apuntalando el triunfo.

"Chaca" mediante a su ataque creó situaciones de gol, pero careció de puntería en algunas ocasiones y en otras, las manos de Hernán Barbieri evitaron que se abriera el marcador. De todas maneras, en unas de esas acciones, tantos los jugadores titulares como el banco de suplentes del Tricolor, le reclamaron airadamente al juez por una mano del marcador central Ezequiel Brienzo, quien tirándose al piso detuvo un remate de los locales. Sin embargo, para Gastaldi fue un "siga, siga".

Acorralado por la derrota, la dupla técnica compuesta por los "Mellizos" Jorge y Ricardo Pais hizo que en el complemento salten al campo de juego dos "purretes" de sus divisiones inferiores como fue el caso de Jano Coronel y Facundo Almada.

En los primeros minutos, ambos elencos parecían empeñados, en prestarse la pelota en el mediocampo, y apenas produjeron esporádicas incursiones en el área. Pero, un buen desmarque de Coronel posibilitó que enviara la pelota al área rival, donde Almada, cuando se aprestaba a recibir el balón, fue derribado por un defensa de la visita, por lo que el árbitro señaló el punto del tiro penal. De dicha acción se hizo cargo Marcelo Miglino, quien definió con un remate cruzado a la izquierda del "Pelado" Barbieri, quien le había adivinado la punta.

Con el 2-1, Chacarita fue por la heroica. River, claro tuvo que aguantar, pero su orden y algunas tapadas de Barbieri aseguraron el resultado y llevaron la fiesta hacia el norte, donde se palpita el soñado campeonato.

A pesar de la victoria millonaria, no todo fue todo color de rosa porque el delantero Rodríguez tuvo que ser retirado del campo de juego en andas porque no podía apoyar uno de sus tobillos, por lo que es difícil que llegue a la primera final del año. Probablemente en la semana le harán estudios y se conocerá el grado de su lesión.

En tanto, para Chacarita culminó un buen torneo que lo tuvo como protagonistas en su grupo y después en las instancias eliminatorias. Volvió a terminar el año entre los cuatros mejores equipos de la liga azuleña y ahora buscará volver hacerlo en el próximo torneo.

Alumni sueña con el "Bi"

Apoyado sobre la vieja frase "lo difícil no es llegar sino mantenerse", Alumni Azuleño logró ser uno de los protagonistas de la Liga azuleña y ahora intentará meterse en un espacio reservado solo para pocos equipos que han logrado ganarla en dos ediciones consecutivas.

El defensor del título saltó a su campo de juego con la ventaja de haber ganado en el partido de ida 3 a 0. Mientras que su rival lo hacía en busca de la hazaña.

Luego, tras el pitazo del juez Daniel Grazziano, los dos equipos en los primeros minutos jugaron un duelo a parte en el mediocampo, sector que por momentos logró pasar Porteño y con remates de larga distancia no logró inquietar al arquero Franco Vedelini.

El tiempo pasaba y Alumni no podía hacer pie, porque no lograba ser el administrador del partido. Recién lo logró sobre el final de la primera parte cuando Kevin Guevara consiguió avanzar en la parte ofensiva, pero tras unos rebotes con la defensa rival, el balón apareció por izquierda, donde la tomó Joaquín Rodríguez, quien envió un centro cuyo destino tuvo lugar en los pies de Juan Siris que logró abrir el marcador en favor del conjunto albinegro.

Ya en el complemento, Alumni salió con la tranquilidad que le brindaba una ventaja importante de 4-0 en el global, pero la visita golpeó de entrada a través de un golazo de Facundo Gómez, quien con un remate desde afuera del área, la pelota se metió en el ángulo izquierdo de Vedelini.

Desde ese momento, Porteño buscó achicar la brecha de goles que le llevaba su rival, pero dejaba muchos espacios atrás, que no fueron aprovechados por Alumni, que no tenía definición en sus ataques. En ese sentido, en algunas oportunidades, el "uno" Juan Gaimaro se encargó de negarle esas posibilidades de que se ampliara el marcador.

Finalmente, el segundo duelo por la revancha de la otra llave de la "semis" terminó en empate en uno y pese a eso, la "Ponzoña" logró la clasificación a la final que le permite seguir soñando por el "Bicampeonato".

En cuanto a Porteño, se le terminó un gran año, periodo que por primera vez en las últimas tres décadas logró ubicar a un equipo de primera división en instancias finales del torneo doméstico, algo que será bien recordado por sus simpatizantes.

(Créditos de las fotos: Chacarita-River: Nacho Correa / Alumni-Porteño: Adrián Gelosi) 

Esta nota habla de:
Más de Fútbol Local